In Memoriam

Domingo, 28 de octubre de 2007

Por xicu41 @ 15:52




Scapa Flow


Korvettenkapit?n G?nther Prien



En la tarde del 12 de octubre de 1939, seis semanas despu?s del inicio de la guerra, un submarino alem?n, el Unterseeboot-47 (U-47), emergi? cerca de las islas Orcadas, en el extremo norte de Escocia. Cuando los oficiales subieron a la torre para observar las luces que centelleaban al Oeste, s?lo el comandante, G?nter Prien, conoc?a el objeto de su misi?n. Prien esperaba ansioso el momento de poder comunic?rselo a su dotaci?n. Tras una noche de observaci?n, el U-47 se retir? hacia el Este y se sumergi?. Una vez el submarino se hubo posado en el fondo y se cortaron los motores, Prien orden? que la tripulaci?n se reuniese en el comedor de proa. Los hombres, cuya edad media era 20 a?os, esperaban expectantes. Sin pre?mbulo Prien les puso al corriente de la misi?n: ?Ma?ana? dijo, ?entraremos en Scapa Flow?.

Scapa Flow era la principal base de la Royal Navy brit?nica desde la 1? Guerra Mundial. Excelente puerto natural de 10 km de Norte a Sur y 17 km de Este a Oeste, daba abrigo a gran parte de los buques de guerra que constitu?an la Flota Metropolitana y su estrat?gica situaci?n la hac?a ideal para prevenir los intentos alemanes de acceder al Mar del Norte e interceptar los buques que quisiesen salir al Atl?ntico Norte. (Hasta la derrota de Francia en 1940, el Canal de la Mancha fue una v?a mar?tima vedada a la navegaci?n alemana).
Tambi?n para Alemania la base de Scapa Flow ten?a una significaci?n especial, pues all? hubo de dirigirse la altiva Kaiserliche Marine alemana tras la derrota en la 1? Guerra Mundial. Y fue all?, en 15 brazas de agua, donde esa Kaiserliche Marine se autoinmolo para impedir que sus unidades pasasen a ser controladas por los Aliados vencedores.
Al estallar la II Guerra Mundial, la armada era la ?Cenicienta? de las fuerzas armadas alemanas, y mientras el Heer y 1a Luftwaffe ganaban victoria tras victoria en la guerra contra Polonia, los ?xitos de la armada eran mucho m?s modestos. Adem?s de ello, Hitler, que estaba obsesionado con la campa?a terrestre, demostraba poco inter?s por las cosas del mar (aunque se dejaba impresionar por la mole de las unidades pesadas, en especial el Bismarck y el Tirpitz). En realidad, era incapaz de apreciar el enorme potencial b?lico de los submarinos.
El comandante del arma submarina, Gro?admiral Karl D?nitz, necesitaba una victoria espectacular para impresionar tanto a la propia Armada como a Hitler y convencerles de la importancia del programa de construcci?n de submarinos. D?nitz hab?a sido comandante de submarino durante la 1? Guerra Mundial y, enviado al Mediterr?neo, consigui? introducirse con su buque en un puerto defendido en Sicilia y salir del mismo sin ser detectado.



Distintivo del U-47




D?nitz estaba, pues, convencido de que ello era tambi?n posible en Scapa Flow. Si un U-boot era capaz de atravesar las defensas brit?nicas sin ser descubierto, podr?a lanzar un inesperado ataque contra los buques fondeados y con ello infligir un duro rev?s a la Royal Navy y dar fe de la existencia de los submarinos alemanes.

Para que el plan tuviese ciertas probabilidades de ?xito, D?nitz orden? un amplio programa de recogida de informaci?n, El U-16 fue enviado a patrullar las aguas pr?ximas a Scapa Flow, sondear las defensas y controlar las corrientes y las mareas, mientras que se confeccionaban detallados mapas y cartas hidrogr?ficas y se tomaban fotograf?as a?reas. El 11 de septiembre, con toda la informaci?n en mano, comenz? a planificarse la operaci?n. El estudio detenido de las fotograf?as a?reas sugiri? a los t?cnicos que Scapa Flow no estaba tan bien defendida como podr?a parecer. Las redes antisubmarinas y los buques hundidos como medio de bloqueo hab?an servido durante la 1? Guerra Mundial (en la que se perdieron dos submarinos alemanes que intentaron entrar en el fondeadero), pero ahora presentaban serias lagunas.
El hombre que realizase una misi?n como ?sa deb?a ser un marino experto y con nervios de acero.



Mantenimiento de sala de torpedos



La ruta m?s favorable discurr?a a trav?s del estrecho de Holm, en el acceso oriental a Scapa Flow. El estrecho de Holm estaba dividido en canales menores, y uno de ?stos, el estrecho de Kirk, estaba mal defendido mediante unos pocos buques hundidos. Para los especialistas alemanes, dos de las v?as entre esos obst?culos parec?an muy prometedoras. Si el c?lculo horario era correcto, en mitad de una noche cerrada y con la mar en calma, un decidido comandante de submarino podr?a navegar en superficie entre los buques de bloqueo y acceder a Scapa Flow. El plan era arriesgado y depend?a de que los patrulleros brit?nicos no viesen el submarino. Pero era posible.
El hombre que realizase una misi?n como ?sa deb?a ser un marino experto y con nervios de acero. Al buscar entre sus submarinistas m?s experimentados, D?nitz dio con el historial de G?nter Prien. Este, de 31 a?os, era uno de los nuevos valores de la Armada alemana: sin v?nculos con la Armada imperial, era en cambio un nazi ferviente. Considerado por D?nitz como un gran submarinista, Prien combinaba el conocimiento del mar con una medida determinaci?n y un ?sexto sentido? que hac?an de ?l un avezado comandante de U-boot. Dotado del necesario sentido com?n, era respetado y admirado por sus subordinados. Los hombres a su mando, voluntarios como todos los submarinistas, hab?an demostrado su capacidad de afrontar las pesadas cargas impuestas por la guerra submarina.








Acababa de regresar de una feliz singladura contra la navegaci?n aliada en el Atl?ntico cuando, el 1 de octubre, fue convocado por D?nitz. Este le revel? el plan y pidi? a Prien que considerase sus posibilidades y le diese una respuesta. Tras un examen detallado, Prien acept? la propuesta.
El 8 de octubre, Prien y la dotaci?n del U-47 se prepararon para zarpar del puerto de Kiel. Tras poner rumbo al canal de Kiel, el submarino entr? en el Mar del Norte y durante la noche del 8 se dirigi? a la isla de Heligoland, donde iban a tener lugar las ?ltimas pruebas. El U-47 era un submarino Tipo VIIB y, pese a que se trataba del sumergible m?s avanzado de la Kriegsmarine, distaba bastante de la concepci?n moderna de submarino, ya que s?lo pod?a cubrir sumergido distancias cortas y a poca velocidad. Normalmente los U-boot navegaban en superficie y s?lo se sumerg?an si eran atacados por aviones o buques de superficie enemigos; mientras que los asaltos contra los bien defendidos convoyes se realizaban en inmersi?n, los ataques contra buques aislados ten?an lugar en superficie, por lo general empleando el ca??n de 88 mm que estos buques montaban a proa.

Era esencial un secreto absoluto, de manera que, para evitar que pudiese ser avistado por aviones o buques enemigos o incluso neutrales, el U-47 permanec?a sumergido de d?a y s?lo emerg?a de noche, a fin de desplazarse en superficie al amparo de la oscuridad. Para los 44 hombres del buque, el sentido del d?a y la noche estaba cambiado, pues deb?an dormir durante el primero y desayunar al anochecer. Toda la dotaci?n, mec?nicos, electricistas, cocineros, operadores de radio, torpedistas, fogoneros, se hab?an acostumbrado a esta rutina antinatural y a las condiciones claustrof?bicas.
Durante las noches del 10 y el 11, el U-47 surc? las aguas del Mar del Norte sin incidentes. El avistamiento de las Orcadas en la tarde del d?a 12 marc? el fin del viaje. Una vez que Prien comunic? a la dotaci?n su objetivo, envi? a ?sta a descansar, aun- que muy pocos pudieron dormir pensando que al cabo de pocas horas el U-47 deb?a burlar las defensas de Scapa Flow.

Prien relata c?mo realiz? los ?ltimos preparativos: ?Una vez m?s recorr? el buque e impart? instrucciones. Durante el tiempo que durase la acci?n, nadie deb?a fumar y, todav?a m?s importante, nadie deb?a hablar m?s de lo necesario. Cada cual inspeccionaba su chaleco salvavidas. Ech? una ?ltima ojeada a la escotilla de escape: el oficial de derrota consultaba sus cartas?.







Los torpedos fueron cebados y preparados para el lanzamiento, al tiempo que se distribuyeron cargas explosivas en distintos puntos del submarino por si era necesario hundirlo para evitar su captura.
A las 19:00 horas se encendieron los motores el?ctricos y el U-47 emergi?. Una vez aflorado, se encendieron los diesel y Prien subi? al puente de la vela junto a dos oficiales para comprobar la situaci?n. Para su sorpresa, la noche no era muy oscura; las luces septentrionales emit?an cierto resplandor sobre Scapa Flow y sus accesos, el suficiente para que el U-boot fuese m?s visible de lo esperado. Prien consider? posponer la misi?n hasta la noche siguiente, pero la moral era alta y una demora podr?a resultar perniciosa. Decidi? seguir. Al largo de la punta de Rose se avist? un mercante y el U-47se sumergi? y permaneci? as? 30 minutos. Despu?s, a las 23:31, volvi? a emerger y entr? en el estrecho de Holm.

A medida que se acercaba a la costa, las luces del norte perfilaban cada vez mejor las siluetas de las elevaciones pr?ximas a Scapa Flow. Por dos veces la situaci?n se tom? cr?tica. Primero, cuando Prien identific? erradamente un buque de bloqueo y el U-47 puso proa al inviolable estrecho de Skerny; por suerte, el oficial de derrota se dio cuenta y el submarino retom? el rumbo correcto hacia el estrecho de Kirk. Despu?s, el U 47 roz? cuidadosamente el cable de uno de los obst?culos y hubo de detenerse. Prien orden? la apertura de las ventilaciones y la purga de los tanques de r?pida. El U-47 se estremeci? en el agua y qued? libre. Estaba en Scapa Flow.

Sala de maquinas




Tras rebasar el pueblo de St. Mary?s el submarino alem?n fue repentinamente sorprendido por los faros de un autom?vil. Aterrados, quienes estaban en la vela temieron lo peor, pero para su sorpresa no sucedi? nada y el buque sigui? su curso normalmente. Prien empez? a buscar sus presas, pero a medida que avanzaba comenz? a crecer su ansiedad debido a que all? no hab?a nada de la prevista concentraci?n de acorazados, cruceros y destructores de la Flota Metropolitana.

Los aviones alemanes hab?an observado varios acorazados fondeados la semana anterior, pero ?stos hab?an zarpado hacia el Mar del Norte al tiempo que el U-47 sal?a de puerto, en respuesta a una previsible maniobra naval alemana. En lugar de volver a Scapa Flow, los acorazados recalaron en Loch Ewe. All? s?lo hab?a el Royal Oak, pues este viejo buque era incapaz de seguir a los dem?s desafiando las tormentas de fuerza 9 que hab?an encontrado. El Royal Oak hab?a sido comisionado en 1916 como uno de los acorazados de la clase ?Royal Sovereign? y en 1939 era, estrictamente, un acorazado de ?segunda l?nea?, si bien sus ocho piezas de 381 mm y su desplazamiento de 31.250 toneladas hac?an de ?l una mole impresionante.



Oficiales del U-47




El U 47, que hab?a entrado en la base poco despu?s de medianoche, cubri? tres millas hacia el oeste y no vio nada. Temiendo seguir hacia el Oeste por miedo a ser divisado por los patrulleros brit?nicos del estrecho de Hoxa, Prien orden? virar 180 grados y m?s tarde, contra la creciente desesperaci?n de la dotaci?n, hacerlo a babor y avanzar rumbo norte. La suerte de los alemanes cambio poco antes de las 01:00, pues directamente a proa comenz? a emerger la masa sombr?a de un acorazado. El U-47 se aproximo y el acorazado fue correctamente identificado como una unidad de la clase ?Royal Sovereign?.
Detr?s de ?l, Prien dijo haber divisado otro buque de guerra, el crucero de batalla Repulse, pero esta vez se hab?a equivocado, el segundo buque era el Pegasus, un auxiliar de hidroaviones de 6.900 toneladas.
Se introdujeron los torpedos en los tubos y, a la voz de Prien, se lanz? una salva de tres, dos contra el Royal Oak y el tercero contra el Repulse. La carrera era larga (unos 3 000 m) y la dotaci?n del U-47 aguard? ansiosa que los torpedos cubriesen la distancia. Tres minutos y medio despu?s, a las 01:04 uno alcanz? la proa del Royal Oak. Aunque la detonaci?n se sinti? en todo el buque, causo poca sor presa, muchos marineros pensaron que se trataba de una explosi?n menor en el pa?ol de oxigeno y pintura, pero nadie esperaba que se tratase de un ataque submarino.
La explosi?n hab?a sido detectada desde el U-47 pero el Royal Oak permanec?a sorprendentemente silencioso. De hecho, Prien pens? que hab?a alcanzado al Repulse pues la distancia era excesiva para valorar correctamente el resultado. Temiendo la detecci?n, el U-47 vir? para recargar los tubos de proa al tiempo que lanzaba otro torpedo desde el tubo popel, pero ?ste fall?.
Recargando los tubos, el U-47 volvi? al ataque. Unos 12 minutos despu?s de la primera explosi?n, el submarino lanz? una segunda salva de tres torpedos. El primero alcanz? el costado de estribor del Royal Oak, bajo la torre ?B?, y levant? una gran columna de agua. Segundos m?s tarde, los otros dos torpedos chocaron con el costado del buque. El Royal Oak se elev? del agua, dio un pantocazo y comenz? a escorar de estribor.
A bordo del acorazado reinaba el caos. Perdida toda la energ?a y el sistema de megafon?a destruido, la tripulaci?n hab?a quedado atrapada a oscuras en las cubiertas inferiores, bloqueada por los incendios y por las inservibles compuertas de apertura hidr?ulica. El buque comenz? a escorar peligrosamente a estribor y diez minutos despu?s de las explosiones ense?? la quilla, hundi?ndose completamente a las 01:33. De sus 1.200 hombres, 833 sucumbieron en su interior.



El Grossadmiral Karl D?nitz pasa revista a la tripulacion del U-47



El U-47 puso rumbo a casa y, tras padecer el ataque con cargas de unos dragaminas el d?a 15, arrib? a Wilhelmshaven a las 11:00 horas del d?a 17. Las autoridades alemanas sab?an ya de la haza?a, de modo que cuando el U-47 atrac? en puerto la dotaci?n vivi? el recibimiento de los h?roes. El Gro?admiral Reader y el propio D?nitz les esperaban en el muelle para condecorar a toda la tripulaci?n con la Cruz de Hierro de 2? Clase, en tanto que Prien recib?a la Cruz de Caballero del propio F?hrer.
El hundimiento del Royal Oak demostr? que el submarino era un arma de gran potencial y que la expansi?n de las construcciones de este tipo era una prioridad urgente. Por suerte para los aliados, el programa de construcci?n de U-boot no bast? para cubrir las p?rdidas y la amenaza submarina pudo ser vencida.
Prien tuvo poco tiempo para saborear su triunfo. Continu? al mando del U-47 y protagoniz? 18 meses de intensa campa?a contra la navegaci?n aliada, pero el 8 de marzo de 1941 el destructor HMS Wolverine, que escoltaba el convoy OB 293, hundi? al submarino con cargas de profundidad tras una larga persecuci?n. No hubo supervivientes, ocho de las v?ctimas, incluido el propio Prien, hab?an formado parte de la tripulaci?n que hizo posible el episodio de Scapa Flow.


G?nter Prien y su tripulacion al su llegada a Wilhelmshaven




U-47 en Scapa Flow
Planeta de Agostini

COMENTARIOS

S?bado, 31 de enero de 2009

Por Invitado @ 20:41


Una narracion interesante,breve pero interesante de la proeza del U-47. Felicidades.........

Martes, 09 de agosto de 2011

Por Invitado @ 6:18


curiosidades de la vida, que la fecha de zarpe sea similar al glorioso combate de angamos(08 octubre 1889 - guerra chile vs peru) donde se inmolara el gran almirante del peru, miguel grau seminario. sera que los heroes navales se buscan? saludos solidos, aldo betetta solimano - peruano.

S?bado, 10 de diciembre de 2011

Por Invitado @ 2:17


EXELENTE REPORTAJE, ME ENCANTA LEER SOBRE EPISODIOS EPICOS DE LA II GERRA MUNDIAL, Y LO DE ESCAPA FLOW ES ASOMBROSO.

EN UNA OCACIÓN LEI COMO UN SUBMARINO CON UN PELOTON DESEMBARCO EN DINAMARCA Y RAPIDAMENTE SE TRASLADARON AL PALACIO DEL REY DANES, LE HICIERON VER QUE NO TENIA CASO UNA LUCHA FRATICIDA Y QUE MEJOR LES DEJARA PASAR LAS TROPAS ALEMANAS HACIA NORUEGA.

EL REY DANES ACCEDIO ANTE LA INTREPIDA ACCION EN LA QU EUN SUBMARINO FUE LA CLA.

HOJALA ME PUEDA CONTESTAR MI MENSAJE.

Viernes, 08 de febrero de 2013

Por star @ 21:43


gracias bastante interesante lastima este blog este olvidado