In Memoriam

Domingo, 18 de febrero de 2007

Por xicu41 @ 0:26


Kurt Knispel

 
Kurt Knispel nació el 20 de septiembre de 1921 en Salisfeld, región de los Sudetes, en la antigua Checoslovaquia y murió en combate el 28 de abril de 1945 en Wostiz. Con 168 victorias confirmadas (posiblemente hasta 195) es, sin duda, el comandante de carros más eficaz de la segunda guerra mundial. Sin embargo es un personaje envuelto en cierto misterio, ya que a pesar de sus éxitos y fama, hay muy poca información sobre el y sobre todo el que a pesar de todas sus victorias nunca le fue concedida la Cruz de Caballero para la que estuvo propuesto en cuatro ocasiones.
En 1940, después de su entrenamiento con armas como cualquier soldado, se familiarizo con los Panzer I, II, IV, y en este ultimo completo su preparación como cargador y artillero.


Panzer IV de Knispel


Knispel participo en casi todos los frentes europeos, sobre todo en Rusia, donde ya participo en la Operación Barbarroja (junio-diciembre 1941), Stalingrado, Kurks, Cherkassy, Leningrado, Caucaso, etc. y en Normandia, donde participo en los combates en torno a Caen y en la retirada desde Falaise.
En 1943, con doce victorias acreditadas, comienza su preparación con los Panzerkampfwagen VI Tiger y pasa a formar parte del s.Pz Abt. 503, al mando del Oberfeldwebel Fedensack, entrando en acción en Kurks como cobertura de la 7. Panzerdivision , en la Bolsa de Cherkassy, en Vinnitsa, Jampol y Kamenets-Podolsk.
En 1944 participa en Normandia con la compañía reequipada con los Panzer VI Königstiger hasta el final de la batalla, para luego volver otra vez a Rusia, donde en una de sus acciones informo de 24 impactos recibidos en su tanque, hasta finalmente ser muerto en accion en Wostiz.



Los motivos por los que no es suficientemente reconocido, a pesar de su curriculum militar, puede deberse a que su actitud y su caracter chocaban con la idea que tenia el partido nazi de lo que debia ser un soldado aleman, sin embargo, tanto amigos como seguramente enemigos, detacaron que era simplemente eso, un soldado, no un fanatico.
Tal vez por cosas como la ocurrida en la estacion de Cracovia nunca paso del rango de feldwebel (suboficial) algo realmente insolito para un comandante de carros entre cuyas condecoraciones se encontraban la Cruz de Hierro de 1ª clase, Distintivo de Asalto Panzer (categoria oro, concedida por 100 combates contra tanques) y la Cruz de Oro de Alemania, ademas de ser el unico suboficial de tanques mencionado en un comunicado de la Werhmacht.



Panzerkampfwagen VI Königstiger




Panzerkampfwagen VI Tigre


La anecdota de la estacion

El incidente en cuestión ocurrió en Cracovia. El III batallón del 4º panzer regiment de la 13 Panzer ha salido de Alemania con Panzer IV de cañón largo. Su destino: el área de Elista-Maikop, donde la división trata de abrirse camino en dirección al Cáucaso (julio -agosto del 42). Al llegar a la estación de Cracovia, el convoy permanece algunas horas parado allí. En un momento de la parada, Knispel observa cómo un soldado de las fuerzas de defensa regional vestido con uniforme del Heer (no un SS), muy joven y posiblemente polaco, golpea a un prisionero con la culata del fusil. En el suelo, la emprende a patadas con el prisionero. Knispel, desoyendo los consejos de su amigo y jefe de carro Rubbel, se apea del carro y el convoy, caminando los 100 metros que le separan de la escena. Mientras, el guardián grita y patea al indefenso prisionero, el cual, exhausto, permanece en el suelo. Knispel, lleno de rabia, empuña su pistola, apunta al soldado, y se encara con él:
"¡Detente, cerdo!"
"¿Qué es lo que quieres, stubblejumper?
"¡Pronto te lo mostraré!"
Knispel, lleno de rabia, golpea al soldado con la mano abierta. Posiblemente asestándole una bofetada.



El soldado apunta con su rifle a Knispel, pero éste es más hábil que el soldado. Le arrebata el arma, lanzándola contra la línea férrea y rompiéndose en el proceso. Tras esto, el sorprendido soldado se come unos cuantos golpes.
Knispel, más calmado, se vuelve a su carro con una sonrisa en su cara. El soldado, escarmentado, recoge lo que queda de su arma y trata con mayor corrección al prisionero... al menos en ese momento. El mayor premio de Knispel: la cara de gratitud del prisionero.
Sin embargo, hasta el jefe del batallón se enteró del incidente.
El tren, por fin, se pone en marcha. En la siguiente estación es detenido. Una escuadra de la Feldgendarmerie (Policía Militar) busca a un hombre cuya descripción corresponde a la de Knispel.
"Si lo que queréis es llevaros a uno de nosotros con vosotros, entonces uno de vosotros tendrá que permanecer aquí y sentarse en el carro", replicó el jefe de compañía.
La Policía Militar insiste. Y el jefe de compañía más aún. Desenfunda su pistola y amenaza:
¡En este tren yo estoy al mando! ¡Cualquiera que ponga el pie en él sin mi permiso será fusilado!"
La Policía Militar, ante la gravedad de la situación no insiste. Se retira e informa de que el hombre que buscaban no se encontraba en el convoy, olvidándose, aparentemente, el asunto.






In Memoriam...Kurt Knispel

COMENTARIOS

Mi?rcoles, 14 de marzo de 2007

Por Invitado @ 23:18


Ese Chavo es heroe!

S?bado, 13 de octubre de 2007

Por Invitado @ 22:33


Muchos verdaderos oficiales alemanes del frente oriental, no eran nazis, sino tan solo buenos soldados. Combat?an por defender Aleman?a y a sus familias. Detestaban la crueldad in?til y el fanatismo.
No me extra?a que Kurt Knispel jam?s recibiera el reconocimiento de parte del r?gimen nazi como el verdadero as de blindados que fue.

Pablo F. D.

S?bado, 13 de octubre de 2007

Por Invitado @ 22:49


A la memoria de Kurt Knispel como el mayor de los ases panzer alemanes de la segunda guerra mundial.

PAFD

Lunes, 22 de octubre de 2007

Por Invitado @ 20:08


Interesante personaje para ir al cine.

Viernes, 18 de julio de 2008

Por Invitado @ 16:05


www.503-abt.com

http://www.503-abt.com/forum/index.php

http://www.503-abt.com/forum/viewtopic.php?t=1279

Martes, 14 de abril de 2009

Por Invitado @ 22:29


A medida que pasa el tiempo, se permite estudiar y observar un poco m?s subjetivamente, que en las fuerzas armadas de todos los paises involucrados en la 2 guerra, los cuadros de oficiales y sus subalternos, estaban influenciados por la doctrina de la caballerosidad en combate que se fue perdiendo a lo largo del conflicto, la cu?l, en el caso particular de los alemanes, chocaba y produc?a envidia a los fan?ticos de las ss, que no hab?an echo carrera militar, mismo cuadro se observaba en el ej?rcito Ruso que no le importaba el coste de p?rdidas civiles y militares cuando trazaban lo planes de defensa avalados por la doctrina del comunismo, tambi?n se di? en los pilotos norteamericanos que cuando entraron en el teatro de operaciones de europa, ametrallaban a los pilotos vencidos que se eyectaban en paracaidas, algo similar al uso de personal de color que utilizaban exclusivamente para tareas de carga pesada en los cruceros y portaviones, escondidos en los camarotes inferiores.

Domingo, 07 de junio de 2009

Por Invitado @ 14:07


Joder yo siempre he dicho que no todos los alemanes eran malos, es una error pensar eso, aunque poco se sabe de ellos como en este caso, habia soldados honorables con el enemigo, y buenos soldados, se dice que un buen soldado obedece todo sin chistar, pero creo que este hombre en particular obedecio a su conciencia, una etica y una moral, sin duda merece ser recordado con honores, yo te saludo y te recuerdo hoy Kurt Knispel, como un gran hombre y soldado.

Domingo, 13 de marzo de 2011

Por Invitado @ 0:27


No hay honor en la guerra, pero si  personas que con su vida nos hacen reflexionar al resto.