In Memoriam

Martes, 03 de abril de 2007

Por xicu41 @ 23:17


12. SS-Panzerdivision "Hitlerjugend"
Normandia 1.944

Imagen


El 5 de junio de 1944, la 12. SS-Panzerdivision "Hitlerjugend"
se habla desplegado en un área situada al oeste de Paris y al sur de Rouen y había establecido su estado mayor divisional en Acon. Los efectivos de la division estaban ligeramente por encima de lo establecido, con sus 20.540 soldados, aunque le faltaban 144 oficiales para el total autorizado de 664. La division comprendía un regimiento acorazado, compuesto de dos batallones de carros, uno equipado con Pzkpfw V “Panther” y otro con Pzkpfw IV, un batallón contracarro, dos regimientos de infantería mecanizada de tres batallones cada uno, un regimiento de artillería, un regimiento antiaéreo y varias unidades de apoyo. En el Día D, el regimiento acorazado estaba falto de 36 de sus 186 carros.
La juventud de esta formación quedó demostrada con el hecho de que en el I.Bataillon del 25.SS-Panzergrenadierregiment había como mínimo un 65 por ciento del personal que tenia menos de 18 años y únicamente un tres por ciento, casi todos oficiales y suboficiales, con más de 25 años. Aquellos jóvenes soldados adoraban a sus líderes, tan aguerridos y fascinantes para ellos como Kurt Meyer (conocido por «Parnzermeyer) y Max Wünsche. Los contingentes de reclutas que integraban la división habían sido educados para ser combatientes, y no soldados, y en ella se daba una gran importancia a la obediencia, a la dureza, a la camaradería y a la negación de la existencia de la palabra «imposible». Al igual que en otras divisiones de las Waffen SS, se cultivaba primordialmente la táctica del ataque y contraataque agresivos.
La mañana del 6 de junio, la División Hitlerjugend fue trasladada de la reserva del OKW a una situación en la que quedaba a disposición del Grupo de Ejércitos B de Rommel. Las órdenes que se le habían cursado consistían en concentrarse al este de Lisieux, donde el VII Ejército se encargaría de su despliegue. Como muchos de los contingentes alemanes de refuerzo que se trasladaron a la cabeza de playa aliada, la Hitlerjugend era incapaz de desplazarse al completo y debía dividirse para su transporte.



Entrenamiento
Imagen


Las primeras unidades que se pusieron en movimiento a las diez horas del 6 de junio fueron el I.Panzerabteilung del 12. SS-Panzerregiment, junto con el 26. SS-Panzergrenadierregiment.
A las 15,00 horas llegaban a la región de Lisieux algunos elementos de la Hitlerjugend, que recibieron la orden de reagruparse al oeste de Caen para participar en un contraataque sobre los canadienses. Las diferentes unidades de la División Hitlerjugend estuvieron en movimiento en el área de despliegue durante las 24 horas siguientes. Sin que pueda hablarse de cobertura aérea amiga de ningún tipo, las fuerzas alemanas congregadas se vieron sometidas a los furiosos ataques en rasante con cohetes y fuego de cañón por parte de los Hawker Typhoon de la RAF, que forzaron hasta el límite la férrea disciplina y el entrenamiento combativo de los jóvenes soldados. Era escasa la información fiable sobre los movimientos del enemigo y entre los batallones los rumores corrían como la pólvora, aun cuando la moral se mantenía alta. Las compañías de infantería mecanizada ocuparon rápidamente sus posiciones y sus hombres cavaron trincheras y pozos de tirador mientras los equipos contracarro ponían en batería sus armas pesadas. Todo ello se cubrió con redes de camuflaje y, finalmente, ya de madrugada, los soldados estuvieron en situación de concederse unas cuantas horas de sueño. El II.Panzerabteilung/ 12. SS-Panzerregiment no llegó hasta la mañana del 7 de junio, con únicamente 50 carros. Los Panther del I.Panzerabteilung estaban detenidos en la orilla este del río Orne debido a la falta de combustible. Así pues, el Grupo de Ejércitos B, en lugar de desplegar toda la División Hitlerjugend para montar un contraataque sólo pudo reunir un Kampfgruppe (grupo de batalla) bajo el mando de Panzermeyer. A pesar de las pérdidas habidas en hombres y material en el curso de los ataques aéreos, las unidades de la Hitlerjugend, junto con la 21.Panzerdivision, era la única fuerza capaz de hacerse cargo de un contraataque al oeste de Caen.



Juramento sobre un cañon Pak 75mm con Kurt Meyer al fondo
Imagen


Las órdenes destinadas a la División Hitlerjugend, cursadas la mañana del 7 de junio, especificaban que la unidad debía atacar al enemigo y devolverlo al mar, puesto que las playas eran el objetivo que se había fijado, De hecho, las órdenes de Panzermeyer eran mucho más realistas y parece que decidió tomar una posición de cobertura al objeto de proteger Caen hasta la llegada de refuerzos. Situó en línea tres batallones de infantería mecanizada, con dos compañías de carros detrás de cada flanco, y desplegó el apoyo artillero hacia retaguardia, preparando una emboscada a las fuerzas canadienses que hacían presión desde las cabezas de playa aliadas. Después Meyer se situó en la torre de la abadía de las Ardenas, al objeto de dominar toda la zona.
Subido al campanario de la abadía, Meyer calculaba el mejor momento de atacar. Los canadienses se abrieron paso a través del pueblecito de Franqueville y se dirigieron al aeródromo de Caen y, cuando no faltaban más que 80 m para que los primeros llegaran a su destino, dio la señal de avanzar. Los Pzkpfw IV y la infantería salieron de sus posiciones ocultas y se precipitaron sobre la pequeña loma, introduciéndose en el flanco canadiense, mientras a quemarropa, las piezas contracarro emboscadas disparaban mortíferas una y otra vez contra los carros Stuart que se aproximaban. Los jovencísimos soldados de las juventudes hitlerianas luchaban ferozmente y los canadienses se vieron obligados a replegarse ante la furia desatada de su ataque. A las pocas horas eran recapturadas las localidades de Authie y Franqueville. El ataque de la Hitlerjugend estuvo bien coordinada y en él cooperaron conjuntamente los carros, los “panzergrenadiese” y la artillería, lo que hacía muy difícil a los canadienses detener el avance de los carros Pzkpfw IV.
Aunque el contraataque de las juventudes hitlerianas no había conseguido llegar a la playa, había impedido que los canadienses alcanzasen el importante aeródromo de Carpiquet. Los canadienses sufrieron más de 300 bajas y perdieron casi 30 carros, mientras que la Hitlerjugend había perdido seis panzer y habían tenido unos 200 muertos.



Kurt Meyer, Fritz Witt y el Generalfeldmarschall Gerd von Rundstedt
Imagen


En su primera batalla, la División Hitlerjugend había combatido con una bravura y una decisión que causaron profunda impresión en los canadienses, pero también había sufrido cuantiosas bajas. Emil Werner, del 25. SS-Panzergrenadierregiment, describía de la siguiente manera el combate del 7 de junio:
«Hasta Cambes todo funcionó bien. En lo que a nosotros se refería, esa localidad parecía tranquila. Pero al llegar a las afueras caímos bajo el fuego de fusilería y el infierno se precipitó sobre nosotros. Atacamos una iglesia en la que se habían emboscado algunos tiradores. Fue allí donde vi caer la primera baja de nuestra compañía: era el granadero Ruehl, de la sección de plaza. Di la vuelta al cadáver. Le habían alcanzado en la cabeza. Era el segundo muerto de nuestra compañía. Habían muerto camaradas nuestros y todavía no habíamos visto ningún inglés. Entonces la situación se hizo crítica. El jefe de mi sección fue herido en un brazo y tuvo que pasar a la retaguardia. El granadero Grosse, de Hamburgo, pasó junto a mí y de un salto se lanzó detrás de unos arbustos, empuñando un subfusil y gritando: ¡Manos arriba! ¡Manos arriba! Salieron dos ingleses con los brazos en alto. Creo que esto valió a Grosse la Cruz de Hierro de segunda clase. «
El 8 de junio llegó por fin una compañía de carros Panther del I.Bataillon que, junto con unos cuantos panzergienadiese, realizó un ataque nocturno sobre la carretera de Caen-Bayeux. Los carros se movían en formación de cuña, con los infantes asidos detrás de las torres. Como era habitual, Panzermeyer dirigía el avance de la compañía de exploración montado en motocicleta. A medianoche llegaron al pueblo de Rots y, después de varias horas de lucha desordenada, en el curso de la cual la Hitlerjugend perdió seis carros, Meyer retiró sus fuerzas. Pese a que el ataque fue conducido con gran valor y decisión, parece que hubo escaso control táctico, y los observadores canadienses comentaron que las juventudes hitlerianas habían atacado de una manera fragmentaria y sin explotar la debilidad que evidenciaba la posición del contrincante.



Pzkpfw IV Ausf H
Imagen


Si bien los alemanes habían planeado llevar a cabo una ofensiva importante gracias a la cual pensaban llegar a la costa el 10 de junio y que en la misma tomase parte la División Hitlerjugend, de hecho nunca llegó a realizarse, debido a que los aliados tomaron la iniciativa por el flanco izquierdo contra la División Panzer Lehr. El 16 de junio, el estado mayor divisional de la Hitlerjugend, situado a unos 30 km al sudoeste de Caen, sufrió un duro y certero bombardeo naval aliado, y el Brigaderführer (general de división) Fritz Witt, que estaba al mando de la unidad, perdió la vida junto con otros varios oficiales. Fue sustituido por Panzermeyer. La División Hitlerjugend se había ido desplazando gradualmente hacia el norte y oeste de Caen y ya había sufrido importantes bajas. Por otra parte había escasez de combustible, municiones y pertrechos. Al norte de Caen, los carros de la Hitlerjugend prestaban apoyo a unidades tan debilitadas como la 16. División de Campaña de la Lutwaffe. El aeródromo de Carpiquet estaba ocupado por una batería de artillería antiaérea de la Hitlerjugend, elementos del I.Bataillon del 26. SS-Panzergrenadierregiment y unos 15 carros de combate. El 4 de julio los canadienses efectuaron un ataque con su 3ª División cuyo objetivo era capturar la aldea de Carpiquet y su aeródromo. Una barrera artillera alemana provocó importantes bajas en la primera oleada de ataques canadienses, aunque no evitó un violento choque entre dos batallones de infantería canadienses y unos 50 panzergrenadiese que defendían el pueblo de Carpiquet. Al llegar la noche los canadienses habían ocupado el pueblo y el extremo norte de la base aérea, pero los alemanes seguían conservando el extremo sur. Aunque los hombres de la Hitlerjugend estaban agotados, la falta de infantería fue el único obstáculo que impidió que se lanzasen a nuevos contraataques.
Entre el 4 y el 9 de julio la División Hitlerjugend se convirtió en una de las piedras angulares de la defensa alemana de Caen contra el ataque del I Cuerpo británico. Un importante ataque aéreo aliado sobre Caen causó relativamente pocas bajas alemanas, si bien para el soldado raso de la Hitlerjugend significó escasez de alimentos, municiones y combustible.



Imagen


Bajo el liderazgo personal de Panzermeyer, la División Hitlerjugend frenó el implacable avance británico. Panzermeyer trató de impedir a los canadienses la ocupación de la aldea de Buron, al norte de Caen, pero después de luchar contra ellos y llegar a un punto muerto con ayuda de unos pocos carros y la infantería mecanizada, se vio obligado a retirarse. El 9 de julio, los Aliados habían ocupado la mayor parte de Caen, si bien los suburbios del sur seguían en manos de los alemanes.
Después del 9 de julio la División Hitlerjugend era una sombra de lo que había sido. El contingente total de infantería de la división equivalía al de un sólo batallón y de los 150 carros que había tenido al principio no quedaban más que 65. Las bajas totales de la división desde el Día D habían reducido su fuerza originaria en un 60 por ciento, del cual había un 20 por ciento de muertos y un 40 por ciento de heridos. Los refuerzos fueron sólo de unos pocos centenares de hombres, pero aquellos escaladores del 6 de junio se habían convertido en curtidos veteranos.
La naturaleza de la lucha en Caen para la División Hitlerjugend queda de manifiesto en la exaltada prosa de un corresponsal de guerra de las SS, colaborador del periódico SS Leitheft:
“Miles de aviones, las barreras artilleras y los ataques masivos de los carros los martilleaban con sus bombas y proyectiles. La tierra se henchía y retumbaba. Se había desatado el infierno. Pero lo que sostenía su valor era sobre todo la fe. Manchados de sangre, cubiertos de polvo y jadeantes, pero luchando, obstinadamente atrincherados, aquellos muchachos detuvieron el paso de las tropas angloamericanas”.



Pzkpfw V “Panther”
Imagen


Más al oeste de Caen se había librado otra sangrienta y agotadora batalla entre los británicos y los alemanes por la ocupación de la posición clave de la Cota 112, conocida por los canadienses como la Colina del Calvario. Tomaron parte en la defensa de la Cota 112 algunos elementos de la Hitlerjugend. El soldado Zimmer, de infantería mecanizada, reseñaba en su diario cómo aquel ataque del 10 de julio los puso frente a frente con los británicos:
“Desde las 06:30 horas hasta las 8 de la mañana hemos soportado un pesado fuego de ametralladora. A continuación, ataques de los ingleses con grandes contingentes de infantería y muchos carros. Hemos luchado cuanto hemos podido, aunque veíamos que nos encontrábamos en posición de desventaja. Cuando los supervivientes intentábamos reagruparnos y desplegarnos, advertimos que estábamos rodeados”.
El 11 de julio la División Hitlerjugend fue retirada de la línea de fuego y enviada a Potigny, zona situada a 30 km al norte de Falaise, a fin de que pudiera tomarse un descanso y reequiparse. Pero el 18 de julio la división volvió a ser reclamada al frente para que contribuyera a impedir que la operación británica denominada «Goodwood» envolviese la posición alemana en Caen. La División Hitlerjugend estaba entonces dividida en dos grupos operativos, el Kampfgruppe Krause y el Kampfgruppe Waldmüller, con unos efectivos combinados de unos 50 vehículos blindados. Durante las tres semanas siguientes, la División Hitlerjugend siguió formando la columna vertebral de la posición alemana al sur de Caen.
Pese a todo y como resultado de los sucesivos ataques aliados, la situación de los alemanes en Normandia comenzaba a venirse abajo. El 25 de julio, el I Ejército norteamericano de Bradley lanzaba la Operación «Cobra» desde la base de Saint Ló contra el flanco izquierdo alemán, ataque que acabaría por arrollar la posición alemana en el oeste de Normandia. El 30 de julio, el II Ejército Británico del teniente general Sir Miles Dempsey atacaba al VII Ejército alemán en la Operación Bluecoat.



Contracarro Pak 75mm
Imagen


La División Hitlerjugend se encontraba desplegada al norte de Falaise cuando, el 7 de agosto, el I Ejército canadiense iniciaba la Operación Totalize cuyo objetivo era romper el frente alemán al sur de Caen. Participaron en este ataque un total de 600 carros contra los 50 vehículos blindados de diferentes tipos de las juventudes hitlerianas.
No hay duda que la tenacidad y capacidad combativa de los soldados de la División Hitlerjugend, unidas a la poderosa personalidad y al agresivo liderazgo de Panzermeyer fueron las causas de que los Aliados no consiguieran romper la posición alemana. La ofensiva canadiense estuvo precedida por un masivo ataque aéreo que minó la moral de las dos divisiones de infantería alemana que ayudaban a sostener el frente. Mientras realizaba una inspección por la inmediata retaguardia, Panzermeyer descubrió que: “Ante mí, avanzando por la carretera Caen-Falaise en desordenado tumulto, aparecieron los soldados de la 89. Infanteríedivisión, presa del pánico. Me di cuenta de que era preciso hacer algo para conseguir que volvieran a primera línea y pelearan. Encendí un puro, me planté de pie en medio de la carretera y, a voz en grito, les pregunté si iban a dejarme sólo para que me las arreglara con el enemigo. Al ver a un jefe de división dirigiéndose a ellos en aquellos términos, se detuvieron, vacilaron un momento y volvieron a sus posiciones”.
La obstinación de los soldados de la Hitlerjugend y el poder defensivo de las armas contracarro alemanas de 75 y 88 mm impidieron que los canadienses avanzasen más de 5 km durante las primeras 24 horas. Sin embargo, las bajas habidas en las filas de la Hitlerjugend eran de tal cuantía que no fue posible formar ni siquiera un Kampfgruppe ofensivo. Cuando los Aliados quisieron bombardear la División Hitlerjugend, que ya consideraban desecha, Panzermeyer se había anticipado a la acción y había retirado hombres y vehículos de sus posiciones defensivas en los pueblos antes de que se produjera el ataque. Por espacio de dos días, a partir del 14 de agosto, Panzermeyer retuvo la Cota 159, en el nordeste de Falaise, con sólo 500 hombres, contra las tropas de la 3ª División canadiense.



Granadero capturado por los canadienses
Imagen


A raíz de que la posición fuera objeto de continuos ataques y sufriera los bombardeos de la artillería y de la aviación de apoyo cercano, Panzermeyer se vio forzado a retirarse al otro lado del río Ante. Por entonces los efectivos de la División Hitlerjugend habían quedado reducidos a 15 carros y unos pocos centenares de hombres.
El 16 de agosto la 2ª Division Canadiense entraba en Falaise y libraba una batalla casa por casa contra un pequeño destacamento de la Hitlerjugend. De ésta quedaron únicamente 60 hombres, que se hicieron fuertes durante tres días en la école superieure y de los que tan sólo sobrevivieron cuatro, que fueron hechos prisioneros. Con la pérdida de Falaise, el espacio que separaba las fuerzas británicas de las norteamericanas había quedado reducido a 20 km. En aquella zona, que se había convertido en la bolsa Argentan-Falaise, estaban atrapadas unas 19 divisiones alemanas, sujetas al incesante bombardeo de los aviones y la artillería aliados. Los maltrechos restos de la División Hitlerjugend recibieron la orden de ayudar a mantener abierto el lado norte de la bolsa al objeto de que pudieran escapar por él el mayor número posible de unidades alemanas. Consiguieron zafarse menos de la mitad de las fuerzas alemanas atrapadas, pero las que lo lograron podían agradecérselo a los esfuerzos de la División Hitlerjugend, que resistió dos días en el flanco donde estaba apostada. Panzermeyer escapó cruzando el río Dives con 200 hombres la mañana del 20 de agosto después de haber “persuadido” a un campesino francés de que les sirviera de guía. El 22 de agosto, el Grupo de Ejércitos B informaba de que la 12. SS-Panzerdivision "Hitlerjugend" contaba con unos efectivos de 300 hombres, 10 carros y ninguna artillería. La División había sido aniquilada en Normandía.
Muchas de las características militares de la División Hitlerjugend eran comunes a otras unidades de las Waffen SS y del Ejército alemán que actuaron en Normandía en 1944. Divisiones como la Leibstandarte y la Panzer Lehr lucharon con el mismo ímpetu y sufrieron igual número de bajas. La Hitlerjugend, como división acorazada que era, no estaba mejor armada ni equipada que otras equivalentes y, en ciertos aspectos, estaba peor preparada.



Imagen


Al igual que muchas otras divisiones alemanas, durante la mayor parte de la campaña de Normandía luchó dividida en grupos de combate (Kampfgruppen), en los cuales los artilleros, escribientes, ingenieros y cocineros eran empleados como infantería mecanizada. La diferencia entre la División Hitlerjugend y otras unidades alemanas estribaba en la aceptación incondicional del propio sacrificio.
Dada la escasez de oficiales y el hecho de que durante la campaña de Normandia la División operase en pequeñas unidades, el liderazgo en los combates era ejercido por los suboficiales, quienes tenían un importante papel en el mantenimiento de un alto grado de cierto fanatismo entre los jóvenes soldados. Puede ser un ejemplo el Unterscharführer (cabo) Emil Durr, del 26. SS-Panzergrenadierregiment, a quien le fue concedida a título póstumo la Cruz de Caballero por sus dotes de mando y su bravura en las proximidades de Caen el 27 de junio de 1944. Pese a encontrarse gravemente herido, Durr atacó un carro lanzallamas canadiense que tenía inmovilizados a algunos de sus hombres. Después de tres intentos, consiguió destruir el carro, perdiendo la vida a cambio.
La tenacidad, la dureza de carácter y la voluntad de sacrificio daban también a veces como resultado una actuación brutal con los prisioneros y la población civil. En toda la campaña de Normandía son frecuentes los ejemplos de prisioneros ejecutados en uno y otro bando, si bien es preciso reconocer que la Hitlerjugend tenía bien ganada la temible fama de matar a sus prisioneros, sobre todo entre los soldados canadienses. Durante el período de 10 días que media entre el 7 y el 16 de junio, la División se hizo responsable de la muerte de 64 prisioneros entre británicos y canadienses. Una vez terminada la guerra, Panzermeyer y otros oficiales de las juventudes hitlerianas fueron juzgados por los británicos y canadienses por crímenes de guerra. Panzermeyer fue declarado culpable y sentenciado a muerte, condena que más tarde le fue conmutada por la de cadena perpetua y ésta por la libertad en 1954.



Soldados de la Hitlerjugend con uniforme de cuero. Este uniforme era mas propio de las tripulaciones de submarinos.
Imagen


Dos cosas hay que resaltar en todo estudio de la División Hitlerjugend en Normandía. La primera es el fanatismo absoluto de los muchachos que militaban en sus filas y su voluntad de sacrificar sus vidas, y la segunda la agresividad del liderazgo en los combates a cargo de sus oficiales, de manera especial de Panzermeyer. Un jefe de carro británico recordaba una ocasión en la que había visto abalanzarse sobre los carros aliados a los soldados de la Hitlerjugend: “parecían lobos y nos vimos obligados a matarlos contra nuestra voluntad”. Con todo, esta disposición para el sacrificio de la propia vida y esta capacidad para soportar el rigor de las agotadoras batallas por encima del nivel de resistencia de los soldados alemanes ordinarios convirtió la Hitlerjugend en una fuerza de élite. En palabras de Mas Hastings, en su libro Overlord: “No hubo ninguna formación que causara a los Aliados más dificultades hasta el final de la guerra en Normandia que la 12. SS-Panzerdivision "Hitlerjugend”.



Untersturmführer Herbert Walther
Imagen


El Untersturmführer (alférez) Herbert Walther formaba parte de las juventudes hitlerianas a los once años y al cumplir los dieciocho ingresó como voluntario en la Waffen SS. Estuvo con Panzermeyer en Caen, donde obtuvo la Cruz de Hierro de primera clase. Mientras se cerraba el cerco en torno a Falaise, Walther hizo su último
intento para escapar, pero:
«Mi conductor ardía como una tea. Una bala me había atravesado el brazo. Llegué a las vías del ferrocarril y eché a correr. Más abajo, desde un terraplén comenzaron a tirotearme. Una bala me alcanzó en la pierna. Recorrí 100 m y después fue como si me hubieran dado un martillazo en la nuca: me había entrado una bala por debajo de la oreja y había salido por la mejilla. La sangre me ahogaba. Vi a dos
americanos que me miraban y a dos soldados franceses que hablaban de rematarme». Sin embargo, un estadounidense le vendó la pierna y lo evacuó tumbado en el capó de un jeep. Más tarde, de su cuerpo se extrajeron 13 balas.



Herbert Walther, de pie, 4º por la derecha
Imagen 


Fuente : Cuerpos de elite - Planeta de Agostini

COMENTARIOS

Mi?rcoles, 24 de octubre de 2007

Por EDU-BILL @ 19:04


MUY BUENO XICU!! MUCHAS VECES UNO LEE O VE HISTORIAS AL MEJOR ESTILO "HOLLYWODIANO" DE RELATOS POR PARTE DE LAS FUERZAS ALIADAS. Y AL LEER DETENIDAMENTE TU ESCRITO Y PONERSE EN LA PIEL DE ESOS JOVENES SOLDADOS ALEMANES;TENIENDO EN CUENTA,CAPACIDAD NUM?RICA,POCA MUNICI?N,GASOLINA,ALIMENTOS,ETC,LUCHANDO CONTRA AMERICANOS INGLESES,Y CANADIENSES,TODOS BIEN ABASTECIDOS Y EN MAYOR CANTIDAD ,SE ME PONEN LOS PELOS DE PUNTA DE PENSAR LO QUE HAN PASADO Y DEL PATRITISMO,VALOR Y LEALTAD A SUS SUPERIORES,ALGUEN DIJO POR ALLI."LA VIDA DE UN SOLDADO ES IGUAL A LA DE OTRO,LA DIFERENCIA ES EL VALOR QUE DEMUESTRA ANTES DE SU FIN"

Domingo, 16 de diciembre de 2007

Por Invitado @ 21:00


Excelente trabajo.He disfrutado mucho leyendolo.

Jueves, 10 de abril de 2008

Por Xabier desde Bilbo @ 15:26


Si el valor de estos soldados es indudable, pero tambien lo es su fanatismo. No podemos olvidar los ideales que defendian estos valerosos soldados alemanes (como bien dice el articulo disciplinados en la fe nazi desde los 12 a?os), esos ideles; raza superior, esterminio de otras razas consideradas inferiores y un largo etc de atrocidades fue lo que llevo a compatriotas suyos a asesinar impunemente a millones de personas indefensas. Si bien en las unioades de combate de las SS habia valerosos soldados no podemos por otro lado dejar de ver la otra cara de la misma moneda. Los cobardes asesinos de las SS (einsatzgrupen etc) que perpetraron el mayor genocidio contra poblacion civil indefensa en la historia de la umanidad.

Martes, 24 de junio de 2008

Por Roy @ 18:50


muy buen art?culo, indudablemente las waffen ss, han sido de los mejores guerreros que han pisado la tierra, por otro lado he leido un comentario en el que se habla del supuesto genocidio perpetrado por las ss alemanas de los campos de concentraci?n, y me gustar?a decirle al autor de dicho comentario lo siguiente: con todo respeto ante todo, por favor trata de ser imparcial y an?litico, recuerda que la historia oficial es la de los vencedores, y desde mi punto de vista, el supuesto holocausto y/o genocidio perpetrado en agravio del pueblo judio es solo un mito, y por otra parte, asimismo son totalmente reprobables e injustificables las atrocidades cometidas por los aliados en Hiroshima y Nagasaki, o bien en Dresden, y hasta la fecha no se ha alzado una sola voz que clame justicia para que los CRIMINALES ALIADOS sean llevados a juicio y sometidos a un justo castigo, cosa que resulta imposible pues el vencedor no se va a juzgar a si mismo, saludos, bye.

Jueves, 30 de abril de 2009

Por Invitado @ 3:19


un sincero homenaje a aquellos jovenes que elijieron caer defendiendo su ideal, su causa, y cuyo sacrifio no se ha dimensionado en su verdadera magnitud por aquellos que esciben la historia, pero si por sus camaradas que quedaron para contarlo. Saludos a esa Juventud.

Domingo, 07 de febrero de 2010

Por Invitado @ 16:25


Creo que te has extralimitado, al copiar b?sicamente para tu art?culo, todo el material, incluidas todas las fotos que aparec?an en el primer tomo de Cuerpos de Elite, de Planeta Agostini, incluso textos completos con comas y puntos. En fin, si lo has hecho de buena f?...

Viernes, 12 de febrero de 2010

Por xicu41 @ 19:50


No me extralimito ni un pelo, no quiero atribuirme meritos que no merezco. Simplemente no recorde poner la fuente de donde lo saque. Tengo mas articulos de esa misma coleccion en este blog y creo recordar que cito en todos que son de esa coleccion. Ademas, basicamente el blog esta hecho para mi y cuatro amigos, en ningun momento pretende ser mas de lo que es.

Saludos