In Memoriam

Jueves, 27 de septiembre de 2007

Por xicu41 @ 1:34


Soldatenfriedhof Orglandes



Situado en el pueblo del mismo nombre, en la península de Cotentin, esta situado a unos 10 km al oeste de Ste Mere Eglise y empezó a utilizarse ya en el verano de 1.944 para dar sepultura a los soldados caídos en esta zona de la batalla. En principio fue un cementerio americano pero al terminar la guerra había enterrados en el soldados de ambos bandos y los soldados americanos fueron trasladados al cementerio de Colleville sur Mer, quedando en Orglandes solo los alemanes, unos 7.358 en aquel momento.
Al igual que en otras zonas, fueron traídos aquí los restos de los soldados alemanes enterrados en los campos de batalla, en pequeños cementerios o en tumbas aisladas diseminadas por la zona.
En la actualidad reposan en Orglandes 10.152 soldados alemanes caídos en combate, entre ellos el Generalleutnant Wilhelm Falley (91. Infanterie-Luftlande Division), abatido el 6 de junio de 1.944 por Malcolm Brannen (1st Lt. - Hq Co. - 3rd Battalion - 508th Parachute Infantry) cerca de Ste Mere Eglise.
Los trabajos de acondicionamiento del camposanto fueron concluidos en 1.958 y fue inaugurado en 1.961, gestionado por la Volksbund Deutsche Kriegsgräberfürsorge (Comisión Alemana para los Cementerios de Guerra).







































Jueves, 20 de septiembre de 2007

Por xicu41 @ 0:32





U.S.S. Barb

Clase Gato
Botadura: 2 de Abril de 1.942
Desplazamiento 1.525 Tn
Velocidad 20 nudos
Tripulacion 80 hombres






A principios de 1944 dos a?os despu?s del catastr?fico ataque a Pearl Harbour, las fuerzas armadas americanas se dirig?an al mismo coraz?n del imperio japon?s en el Pac?fico. En el mar, los poderosos grupos de asalto anfibio eran ?trampolines? para la victoria y los acorazados estaban convirtiendo en minas las defensas del enemigo. En el aire, los cazas y los bombarderos desde los portaaviones estaban imponiendo su sello especial de derrota sobre la Marina Imperial Japonesa.
La guerra en el Pacifico, sin embargo, ten?a otra dimensi?n: la guerra silenciosa llevada a cabo por la flota de submarinos americanos. Solos o en manadas, estos andarines de la sombra erraban a voluntad, acechando barcos mercantes y buques de guerra navegando entre los distantes puestos avanzados japoneses. Un submarino en particular, el USS Barb, iba a ganar una terrible, casi inigualable reputaci?n como cazador, mandado por el Capit?n de corbeta Eugene B. Fluckey, cuyo apodo iba a cambiar de ?Gene? a ?Lucky? a medida que el barco consegu?a m?s triunfos. El Barb iba a convertirse en uno de los submarinos con un mejor r?cord durante la II Guerra Mundial.
Una de las patrullas m?s triunfales del Barb empez? el 21 de mayo de 1944. Despu?s de soltar amarras en la base naval de Midway el barco se dirigi? hacia las islas Kuriles, en el Pac?fico septentrional en busca de presa.

Diez d?as despu?s de hacerse a la mar un vig?a hizo la primera observaci?n, un gran petrolero en el mar de. Okhostk, pero fue identificado como ruso. M?s tarde aquel d?a, fue avistado otro barco pero cuando el submarino se situaba en posici?n de ataque lo diviso un avi?n enemigo y Fluckey tuvo que sumergirse para evitar las bombas y las cargas de profundidad. En vez de interrumpir el ataque regres? a la profundidad de periscopio y dispar? una salva de tres ?peces? que alcanzaron el objetivo. La v?ctima del Barb era el Koto Maru de 1053 toneladas.





Apenas habla desaparecido el Koto Maru cuando se divis? el humo de otro barco, y Fluckey llev? el barco a la superficie con la esperanza de poder alcanzarlo y hundirlo. Sin hacer caso del fuego de ametralladora lleg? a la distancia del lanzamiento y entonces se sumergi? para disparar otra mort?fera salva de torpedos. La segunda v?ctima era el carguero Madr?s Maru (3802 toneladas).
El 2 de junio, despu?s de un ataque sin ?xito, el Barb sufri? un serio contraataque con fuego de ca??n y cargas de profundidad, pues su objetivo result? ser un buque escolta, pero logr? evitar ser alcanzado y se dirigi? a las aguas heladas alrededor de las islas Kuriles del norte. Aqu? en medio de t?mpanos de hielo de hasta 60 pies de altura y con visibilidad reducida debido a la espesa niebla y calima, Fluckey se las apa?? para penetrar el fondeadero en Sakayohama pero lo encontr? vac?o de embarcaciones. El 11 de junio dio caza a dos arrastreros a trav?s de los t?mpanos de hielo y los hundi? con fuego de ca??n. Inmediatamente despu?s se divisaron dos penachos de humo en el horizonte y ah? fue Fluckey en su persecuci?n.
Despu?s de una caza de cuatro horas, los objetivos estaban lo suficientemente cerca para su identificaci?n, resultando ser dos barcos mercantes. Fluckey hizo el disparo triple habitual al barco de cabeza. Un torpedo alcanz? la popa, deteni?ndolo, pero el Barb gir? a babor para dispararle tres torpedos al segundo barco y lo alcanz? detr?s de la chimenea y en popa. Este era el Totem Maru de 3823 toneladas. Fluckey todav?a estaba decidido a hundir el primer barco y empleando sus tubos de papa dispar? dos torpedos m?s. Un impacto ocasion? una explosi?n tremenda destruyendo al Chihaga Maru, de 1161 toneladas.
Dos d?as mas tarde qued?ndole s?lo dos torpedos de popa el Barb fue capaz de hundir el carguero Takashima Maru de 5633 toneladas El Barb luego regres? a Midway el 5 de julio habiendo hundido siete barcos enemigos en s?lo seis semanas.
A pesar de estos triunfos, cuando Fluckey sac? el Barb al mar en su siguiente patrulla formaba parte de un grupo ensayando una nueva t?ctica, Con el nombre de Agrupaci?n T?ctica 17,6, era una versi?n en tres barcos de las ?manadas de lobos? alemanas, bajo el mando del Capit?n ?Ed? Swineburne.




Tripulacion del U.S.S. Barb con su bandera de combate




Los tres submarinos salieron de Pearl Harbour para Midway el 4 de agosto y de la isla, el 10 de agosto despu?s de pasar un d?a repostando. Iban para los estrechos de Luz?n, una zona conocida ya como el ?Colegio de los convoys?, en formaci?n de escolta, con una separaci?n de 20 millas. El Barb pas? por los estrechos el 23 de agosto y se dirigi? a la ruta mar?tima Manila-Hong Kong donde iban a reunirse con los ?Ben?s Busters? y los ?Donk?s Devils?, otros dos grupos de submarinos en un ataque a un convoy de ocho barcos japoneses.
Con m?s submarinos que objetivos, era importante la disposici?n previa. Fluckey hab?a maniobrado hacia una posici?n a babor y en la columna central del convoy cuando su operador de sonar inform? de torpedos que se acercaban con una orientaci?n constante. Al darse cuenta que deb?an ser ?peces? disparados por uno de los otros barcos, Fluckey orden? ?abajo el periscopio? para evitar los torpedos y milagrosamente pasaron por encima sin detonar.
Alertados por el ataque, el convoy dio un giro pronunciado al este, pero esto llev? los barcos a la l?nea de tiro del Barb y se le obsequi? a Gene Fluckey un blanco ideal para un submarino. El primer ?pez? del lanzamiento de torpedos alcanz? a un buque petrolero y los otros dos a un carguero. Luckey no se durmi? en los laureles, y pas? las cinco horas siguientes acechando a los barcos supervivientes.
Con gran disgusto por su parte, tan pronto consigui? una posici?n de fuego, un ave marina se pos? sobre el periscopio y extendi? las plumas de su cola sobre la abertura. La orden de ?abajo el periscopio? oblig? al ave a salir volando; pero el nuevo ?arriba el periscopio? sencillamente atrajo de nuevo el p?jaro a su pedestal. Despu?s de varios intentos fallidos de expulsar al p?jaro, encontr? la soluci?n; se iz? el periscopio de b?squeda ofreciendo un pedestal al p?jaro y esto dej? libre el periscopio de ataque para el resto de la acci?n. Despu?s de tales vicisitudes, logr? el ?xito contra el Okuni Maru de 5633 toneladas y el Barb logr? escapar de las cargas de profundidad de su escolta.




Capitan de Fragata Eugene B. Fluckey




El 15 de septiembre los ?Ben?s Busters? descubrieron para su consternaci?n que hab?an hundido dos barcos de tropas cargados de prisioneros ingleses y australianos y, en respuesta a las ?rdenes del Mando de Submarinos del Pacifico (COMSUBPAC), el Barb y el Queenfish se dirigieron a la zona a recoger supervivientes. Mientras corr?an al rescate, los dos nav?os se toparon con un convoy. Mientras el Queenfish atacaba sumergido, el Barb entr? en superficie al amparo de la oscuridad, usando el radar para seguir al convoy.
Al maniobrar para conseguir un disparo de ?solapamiento? Fluckey identific? dos objetivos de alta prioridad, un petrolero y un peque?o portaaviones. Incluso as? ?Lucky? (afortunado) Fluckey tuvo que hacer honor a su apodo; mientras se preparaba para el disparo un vig?a divis? un escolta enemigo de la clase Chidori acerc?ndose a toda m?quina de forma amenazadora, a menos de 1.000 yardas de distancia. Fluckey se mantuvo sereno y dio la orden de disparar los seis tubos de proa antes de ?quitar el tap?n?.
A medida que el buque se sumerg?a, el barco de guerra japon?s rugi? por encima no colisionando con el submarino por unos pocos pies, Sigui? un intervalo mientras los torpedos se dirig?an a sus objetivos y entonces hubo dos explosiones seguidas de tres m?s y de los inconfundibles sonidos de un barco grande haci?ndose pedazos. Los primeros torpedos hab?an hundido al petrolero de 11.177 toneladas Azusa Maru y el segundo al Unyo, un portaaviones de escolta de 20.000 toneladas.
La tarde siguiente, los vig?as informaron de varios botes salvavidas y que resultaron ser los infortunados prisioneros a quienes estaba buscando el Barb. Los 14 supervivientes se hallaban en un estado espantoso, habiendo soportado cinco d?as angustiosos, m?s terribles que el mal trato recibido durante tres a?os de cautiverio. Despu?s de que el Queenfish recogiera otros ocho supervivientes, los dos buques se dirigieron a Majuro Atoll a toda m?quina.
En un mes, los tres grupos de submarinos hab?an hundido 150.000 toneladas de barcos mercantes japoneses as? como un cierto n?mero de barcos de guerra. En su informe, Gene Fluckey no hizo nada para minimizar los riesgos que el Barb y los otros buques hab?an corrido.



Bandera de combate del U.S.S. Barb





Su barco hab?a sufrido cinco bombardeos, 141 cargas de profundidad y fuego de ca??n, para no hablar de los torpedos del Redfish y del Sealion.
Todav?a bajo el apoyo de un nodriza de submarinos en Majuro AtolI, el Barb levo anclas para su d?cima patrulla a finales de octubre de 1944. Ahora formaba parte de un nuevo grupo de submarinos conocido como ?Laughlin?s Loopers?, en compa??a de su viejo camarada el Queenfish y el Picuda, apodado ?Peculiar?. El 10 de noviembre, hizo blanco en el crucero mercante armado Gokuku Maru de 10.438 toneladas con dos torpedos, y cuando el buque escorado trataba de varar el submarino sali? a la superficie y le dispar? con el ca??n de cubierta. Dos torpedos posteriores fallaron pero despu?s de que un tercero lo alcanz? el infortunado barco volc? y se hundi?.
Durante la noche del 11-12 de noviembre, mientras estaba de servicio de ?Salvavidas? para rescatar tripulaciones a?reas derribadas durante ataques al Jap?n, el Barb descubri? un convoy de 11 barcos, escoltado por cuatro destructores. En el primer ataque dispar? cuatro torpedos a dos objetivos, pero la mar alta hizo que los torpedos se desviaran y no se registrara ning?n impacto. Un segundo ataque dos horas y media m?s tarde, produjo otro ?solapamiento?, pero esta vez los torpedos de Fluckey hundieron a los grandes barcos mercantes Gyokuyo Maru y Maruo Maru.
En su patrulla siguiente, el Barb sali? desde Guam, lleg? a la parte sur del mar de la China Oriental y, mientras patrullaba en la parte norte del estrecho de Formosa el mediod?a del 8 de enero de 1945, hizo contacto con un convoy que se dirig?a al sur despu?s de cinco penosas horas de rastreo y pudo finalmente disparar una salva completa de seis torpedos a dos blancos. Se registraron cuatro impactos, pero el tercero caus? una explosi?n lo bastante grande para balancear fuertemente al submarino.
En las propias palabras de Fluckey fue una ?asombrosa erupci?n por una sacudida terrestre, En el buque se produjo un gran vac?o. El personal en las salas de control dijo que sintieron como si fueran succionados hacia la escotilla. ? El mismo sinti? que el aire sal?a de sus pulmones en torbellino, pero de alguna forma se apa?? para dar la orden ?avante a toda m?quina?. El blanco parec?a m?s una bomba de f?sforo que un barco ?astillas y restos llenaban el agua cuando la explosi?n ilumin? el cielo nocturno. La v?ctima era el Shinyo Maru, aparentemente cargado de munici?n.




Tripulantes del U.S.S. Barb recogen supervivientes




Como los japoneses ahora estaban sufriendo grandes p?rdidas por culpa de los submarinos americanos equipados con radar, llevaban convoyes costeros cerca de la orilla durante el d?a y anclaban en varaderos de poco calado durante la noche, confiando que la poca profundidad del agua mantendr?a alejados a los grandes submarinos americanos. Durante las primeras horas de la ma?ana del 23 de enero, el Barb consigui? entrar en el puerto de Namkwam y encontr? unos 30 barcos amarrados. Dispar? los cuatro torpedos de proa que le quedaban y los cuatro torpedos de popa al conjunto y se escucharon ocho explosiones. Desgraciadamente, los japoneses no guardaron registros de los resultados y la ?nica v?ctima identificada oficialmente fue el buque de carga de 5.244 toneladas Taiku Maru. Fue despu?s de esta incursi?n, que le fue impuesta al teniente de nav?o Fluckey la medalla de honor del Congreso y la tripulaci?n entera del Barb recibi? la citaci?n presidencial a la unidad.

En la fecha en que el Barb comenz? su ?ltima patrulla, el 8 de junio, los barcos mercantes japoneses hab?an desaparecido por completo. Las minas situadas por la aviaci?n y los submarinos ten?an pr?cticamente sellados los puertos principales y las p?rdidas de los petroleros significaron una gran escasez de combustible para los barcos de guerra enemigos. El nudo se estaba estrechando y la zona de patrulla del Barb estaba en las islas del Jap?n, al norte de Hokkaido y al este de Skhalin (Karafuto). Hundi? dos barcos peque?os con fuego de ca??n el 21 de junio, y aquella tarde se traslad? a una posici?n tres millas al exterior del peque?o puerto de Shari en la costa norte de Hokkaido y dispar? una docena de cohetes de 5 pulgadas al interior de la ciudad, la primera utilizaci?n de tales armas por un submarino americano.
Despu?s de hundir a un barco peque?o y llevar a cabo dos bombardeos m?s, el Barb hundi? al buque de carga de 2820 toneladas Sapporo Maru el 5 de julio, seguido por dos peque?os barcos. El 18 de julio hundi? una escolta de 800 toneladas, el Kaibokan n.? 112. A pesar de estos ?xitos, Fluckey parec?a destinado a perder su apuesta de que hundir?a 15 barcos durante la patrulla. Un arrastrero alcanzado por fuego de ca??n el 26 de julio rehusaba obstinadamente a hundirse, y al ser descubierto todav?a a flote, el Barb les dispar? toda su munici?n en vano.


Para hundirlo y ganar su apuesta al primer teniente, Fluckey baj? su velocidad a 5 nudos y suavemente golpe? el casco incendiado para enviarlo al fondo,
Fue el ?ltimo acto hostil de la guerra para Fluckey y sus hombres y el Barb regres? a Midway el 2 de agosto. Hab?a hundido m?s de 90.000 toneladas de barcos japoneses, uno de los r?cords m?s altos de cualquier submarino americano.





U.S.S. Barb


Fuente:
U.S.S. Barb en el pacifico
Planeta de Agostini




Mas informacion:
Naval Historical Center

Jueves, 13 de septiembre de 2007

Por xicu41 @ 15:26






Teatro de operaciones europeo
La Fiere - Normandia
Junio de 1944
Marcus Heim / 82nd Airborne Division






??la Fiere Bridge?

Fuimos lanzados sobre Normandia poco despu?s de la medianoche del 6 de Junio. Nuestro objetivo era controlar los cruces de Ste Mere Eglise y los canales cercanos.
Fuimos a caer a 30 pies de un camino y apenas tuve tiempo de montar mi rifle al o?r una motocicleta que se acercaba. Me quede quieto y espere ver desaparecer a los dos alemanes para terminar de montar el rifle y buscar alg?n otro miembro de mi unidad (Co A / 505th Parachute Infantry).
Recuperamos varios contenedores con material y avanzamos hacia el Merderet, cuyo puente deb?amos defender hasta ser relevados por las tropas que deb?an desembarcar en Utah Beach (al final tardar?an tres d?as en llegar hasta nosotros).
Al llegar a La Fiere vimos que ya hab?a llegado alguna de nuestras unidades y desalojado a los alemanes all? establecidos.
La misi?n del 1st Battalion (Maj Frederick A. Kellam) era tomar y defender el puente sobre el r?o Merderet en La Fiere y evitar que ning?n refuerzo alem?n llegara a Ste Mere Eglise.





La Fiere



Tomamos posiciones a ambos lados de la carretera, cerca del r?o y alrededor de las casas del pueblo. Yo formaba parte del equipo antitanque junto a John D. Bolderson, Leonold C. Peterson y Gordon C. Pryne.
Mi posici?n especifica estaba al lado de la casona (junto a Peterson), a la izquierda de la carretera que conduce a Cauquigny (ocupado tambi?n por los alemanes), mientras que Bolderson y Pryne estaban en el lado derecho del camino, levemente por debajo de la carretera. Como apoyo, alrededor nuestro hab?a una MG la casona, un 57mm Atk gun antitanque y otra ametralladora Cal .30 detr?s de nosotros.
Pudimos traer varias minas antitanque y cohetes para el bazooka recuperadas de la zona de salto (DZ), y las colocamos a lo largo del camino al otro lado del puente. Los alemanes ya sab?an que est?bamos all? y nos hostigaron durante todo el d?a, as? que esper?bamos su contraataque en cualquier momento.




Paracaidistas del 508th PIR (82 Abn) y del 506 PIR (101 Abn) tras un combate en una aldea francesa.



Eran las 17:00 h cuando nos atacaron. Dos tanques ligeros franceses Hotchkiss H39 capturados avanzaron hacia nosotros apoyados por un buen numero de infanter?a, seguidos de un tercero con mas infanter?a. El primer tanque se paro en la curva con su comandante asomando por la torreta intentando localizarnos y una de nuestras ametralladoras lo abati? en al acto. Al mismo tiempo, los bazookas, el ca??n de 57 mm y todas las armas disponibles abrieron fuego contra el enemigo. Los alemanes respondieron con fuego de ca??n y mortero, as? que Peterson y yo tuvimos que retirarnos de nuestra posici?n. Nos refugiamos tras un poste de tel?fono, cubiertos por unas ramas bajas que nos tapaban la visibilidad, cuando el primer tanque giraba lentamente la torreta hacia nosotros. Nuestro poste fue alcanzado y apenas tuvimos tiempo de escapar antes de que se derrumbara. Nos pregunt?bamos si Bolderson y Pryne habr?an podido alcanzar a los otros dos tanques mientras segu?amos disparando al primero hasta que estallo en llamas. El segundo tanque empujo fuera de la carretera al que ard?a, as? que abrimos fuego contra el, alcanzando la torreta y una de sus cadenas. Un tercer cohete hizo que estallara en llamas.
Lo malo era que el tercer tanque casi estaba sobre nosotros y nos hab?amos quedado sin munici?n para el bazooka.




Tanques ligeros franceses Hotchkiss H39 del 100. Panzer Regiment destruidos




Peterson hab?a visto cohetes al otro lado de la carretera, al lado de un compa?ero ca?do. Atraves? la carretera bajo un intenso fuego hasta donde estaba la munici?n.
Bolderson y Pryne se hab?an ido de su posici?n al otro lado de la carretera, pero hab?an dejado algunos cohetes, as? que corr? hacia ellos. Cuando Peterson volvi? pudimos acabar con el tercer tanque. Los alemanes entonces se retiraron hacia Cauquigny, pero siguieron hostig?ndonos durante toda la noche, contraatacando dos veces, siendo rechazados.
Cuando el enemigo se retiro definitivamente vimos que el ca??n de 57 mm y la ametralladora Cal. 30 hab?an sido destruidos durante el ataque y hab?amos perdido a varios hombres.
Un oficial nos pregunto si podr?amos mantener la posici?n y comenzaron a llegar algunos refuerzos. En julio, Leonold Peterson y yo fuimos condecorados por el general Omar N. Bradley con la Distinguished Service Cross (Cruz de Servicios Distinguidos) por nuestra acci?n en La Fiere??




Omar Bradley condecora a varios soldados, entre ellos a Marcus Heim (1? por la derecha) y Leonold Peterson (2? por la derecha)
Ch?teau de Brocqueboeuf - 10 de julio de 1.944





Lt Col Ed Krause (3rd Bn / 505th PIR), Brig Gen James M. Gavin(Asst CG 82d Abn Div) y Lt Col Ben H. Vandervoort (2d Bn / 505th PIR), condecorados con la D.S.C.
Ch?teau de Brocqueboeuf - 10 de julio de 1.944









Marcus Heim Jr.
Pfc (private first class/soldado de 1? clase)
Co A 505th Parachute Infantry Regiment
82nd Airborne Division




Memoral "Iron Mike" al 505 P.I.R.














Bala incrustada en uno de los muros de la casa que se ve justo tras el puente








Mas informacion:
testimonios de veteranos

Por xicu41 @ 15:21




Teatro de operaciones europeo
Merderet River - Normandia
Junio 1.944
Tom W. Porcella/82nd Airborne Division






Tom Porcella (centro)




?..salte? en medio del agua?

Me aliste el 27 de noviembre de 1.942 y me llevaron a New York. Me presente voluntario para los paracaidistas y fui enviado primero al Cp. Upton (Reception Station), mas tarde al Cp. Toccoa, Georgia (Basic TC) y finalmente al Cp. Blanding, Florida (IRTC). Formaba parte de la H Company, Third Battalion, 508th Parachute Infantry. Realice el entrenamiento b?sico en Camp Blanding y gane las alas de salto en Fort Benning, Georgia (AGF TC) el 12 de marzo de 1.943.
Nuestro regimiento se traslado primero a Camp Mackall, North Carolina (Abn Center) para el entrenamiento adicional y luego a Camp Shanks, New York (Staging Area for NY P/E).
Finalmente salimos de New York el 28 de diciembre de 1.943 a bordo del USAT James Parker y llegamos al norte de Irlanda (Belfast) el 9 de enero de 1.944. Nos alojaron en Nissen, en unos barracones de Port Stewart.
El 508th Prcht Inf Regt fue agregado a la 82nd Airborne Division el 14 de enero de 1.944.




En Wollaton Park, Nottingham (2? por la izquierda)




Durante nuestro entrenamiento, convivimos durante una semana con veteranos del 505th PIR, que hab?an combatido en Sicilia e Italia. Aprendimos mucho de ellos y luego se demostrar?a que esta hab?a sido nuestra semana m?s valiosa.
A principios de marzo nos llevaron en tren hasta Belfast y luego en barco hasta Greenock, en Escocia, y m?s tarde Glasgow hasta llegar a nuestro destino final en Wollaton Park, cerca de Nottingham, ya en Inglaterra.
Mi unidad fue lanzada al oeste del r?o Merderet unas 1.000 yardas al norte de Picauville? y realmente el salto fue un desastre, ya que el 508th fue totalmente dispersado (desgraciadamente no fuimos los ?nicos) al este de la DZ, tanto que algunos de nuestros compa?eros aterrizaron a solo unas pocas millas al sur de Cherburgo.




Un sanitario del 508th PIR ofrece un cigarro a un enemigo herido.




Serian las 02:10 de la ma?ana cuando se dio la orden de saltar. Mi paraca?das se abri? y me fui hacia arriba, mirando si todo estaba en orden, y luego hacia la oscuridad que hab?a abajo que apenas me dejaba ver nada? y entonces me hund? en el agua.
Jadeando y con el agua cubriendo la mitad de mi cara, intente librarme de las correas del paraca?das, que me apretaban las piernas como el infierno, sin mucho resultado. Mi ?nica esperanza era coger mi cuchillo para cortarlas, al mismo tiempo que buscaba el aire desesperadamente. Me hund? de nuevo pero pude por fin cortar las correas, aunque todav?a me quedaba librarme de la mochila y de una mina que llevaba. Cuando pude recuperarme un poco eche un vistazo al equipo que me quedaba y me deshice de todo lo que no necesitaba (por ejemplo la mascara de gas), todav?a intranquilo ya que no sabia que profundidad tenia el agua y aun corr?a el riesgo de ahogarme.
El maldito fr?o de los pantanos hizo que empezara a temblar mientras intentaba llegar a aguas menos profundas. Escuchaba el ruido de lo aviones y de un intenso fuego y el miedo a ser descubierto por el enemigo estaba presente en todo momento.
El 3rd Battalion (Lt Col Louis G. Mendez Jr) y los 2.056 efectivos del 508th Parachute Infantry Regiment (Col Roy E. Lindquist) estaban en tierra a las 02:20 h.



Paracaidistas de la 82nd (probablemente del 507 PIR), charlan con personal de la 90 Inf Div.
Sector Cretteville-Baupte





Se formaron cuatro grupos. El primero avanzar?a por la carretera y atacar?a el puente de La Fiere (mas tarde serian relevados por el 1st Bn / 505th PIR), otros dos grupos unir?an sus fuerzas al oeste del Merderet, en el ?rea de Picauville, despu?s de duros combates en torno a Guetteville y al norte de Picauville. Un oficial de este grupo, el Lt Malcolm D. Brannen, Hq Co, 3d Bn, 508th PIR, fue quien abati? al Generalleutnant Wilhelm Falley (91. Infanterie-(Luftlande) Division). Llegaron al sur de Guetteville el 6 de junio por la noche.
El cuarto grupo cayo cerca de Ste Mere Eglise y lucho junto al 507th PIR en la toma del puente de Chef du Pont y mas tarde en su defensa.
Encontr? por fin a dos compa?eros, Dale Cable y Tommy Home, y empezamos a sentirnos un poco m?s c?modos y seguros. Poco mas tarde encontramos a otro compa?ero, Tom Lott (ca?do en acci?n el 7 de junio).
Intentamos movernos tan r?pidamente como pudimos en la fr?a agua, puesto que sab?amos que deb?amos abandonar el ?rea inundada antes de la luz del d?a. Los cuatro acabamos derrumb?ndonos temblando de fr?o, no ten?amos ninguna ropa adicional y como alimento solo unas pocas barras-D que llevaba en un bolsillo. Nos reclinamos y pudimos incluso dormir un poco antes de salir el sol.
Despu?s, tras cruzar unos campos encontramos un camino y a varios compa?eros del 507th PIR. Solo pude unirme a mi unidad, Co H/ 508th PIR, el 10 de junio? el mismo d?a que los soldados del 358th Inf Regt / 90th Inf Div llegaron a nuestras l?neas para relevarnos, traslad?ndonos al oeste del Merderet para reorganizarnos.



Tom W. Porcella
Cpl (Corporal/Cabo)
Co H 508th Parachute Infantry Regiment
82nd Airborne Division




Mas informacion:
Testimonios de veteranos

Mi?rcoles, 12 de septiembre de 2007

Por xicu41 @ 19:34


Commonwealth War Cemetery
Douvres La Delivrande






Los mayor?a de los soldados enterrados en La Delivrande War Cemetery cayeron durante el Dia-D y son en su mayor parte brit?nicos desembarcados en Sword Beach, principalmente en los sectores Oboe y Peter. Otros fueron tra?dos de los distintos campos de batalla entre la costa y Caen.
Hay 942 soldados de la Commonwealth enterrados en Douvres, 63 de ellos sin identificar.

Brit?nicos-927
Canadienses-11
Australianos-3
Polacos-1
Alemanes-180 mas 1 sin identificar



















































La Delivrande War Cemetery

S?bado, 08 de septiembre de 2007

Por xicu41 @ 0:48




Dead Man´s Corner




Dead man´s corner en 1.944






A simple vista solo es un cruce de carreteras en forma de V (D-913 hacia la costa con la D-270 hacia St Come du Mont), aunque es uno de los lugares mas famosos de la batalla de Normandia. Se encuentra a un km aproximadamente de St Come du Mont viniendo desde Carentan. La casa situada en el cruce sirvió de cuartel general y enfermería al 1. Bataillon del 6. Fallschirmjäger Regiment y ahora alberga el museo con los objetos recopilados por el historiador Michel Detrez.









Este lugar es conocido como “dead man`s corner” (el cruce del hombre muerto) y hay dos versiones sobre el motivo de ese nombre, por lo que he podido entender, ya que mi ingles es prácticamente nulo (el enlace de abajo es el de la pagina donde encontré esta información).

http://www.101airborneww2.com/






La versión mas conocida es la de que se llama así porque el cuerpo quemado del comandante del M5 Stuart abatido frente a la casa era visible en la torreta del tanque y permaneció así durante bastante tiempo, lo que hizo que los soldados americanos empezaran a llamar aquel lugar “el cruce donde esta el hombre muerto”, aunque en ninguna de las dos únicas fotos que hay de ese M5 Stuart se ve el cuerpo. En la otra, según declararía el soldado Emmert O. Parmley (Co F/502th PIR) después de la guerra, no era el cuerpo del comandante el que se veía, sino el del conductor del tanque, y para verlo había que pasar muy cerca del mismo. Incluso puede que se llamase así por el cuerpo de un paracaidista muerto allí ( James Hagenbuch de la Co A/506th PIR).
Creo haberlo entendido así, si estoy equivocado o alguien tiene más información, soy todo oídos.










Por otra parte, el museo hoy en día, para alguien a quien le interese la historia es una gozada. Normalmente los museos en Normandia están ubicados en edificios nuevos y modernos. Aquí, la propia casa ya es parte de la historia, aun conserva balazos en las paredes. El museo en si no es demasiado grande, aunque este repartido en los dos pisos de la casa, pero todo esta cuidado al detalle y a mi fue uno de los que mas me llenó. Una autentica gozada.




Dead man´s corner 19-7-07




Otra cosa, si alguno es aficionado al coleccionismo de militaria que lleve dinero abundante o que se abstenga de entrar en la tienda, no por que no merezca la pena, sino por que se puede comprar casi cualquier cosa relacionada con la batalla de Normandia en cuestión de uniformes, insignias, armas blancas y algunas de fuego (inutilizadas o replicas) etc., y es una autentica tentación para el aficionado.


































































































Jueves, 06 de septiembre de 2007

Por xicu41 @ 0:10


Puesto fortificado HILLMAN


Casamata n? 1



Este puesto fortificado alem?n formaba parte de la segunda l?nea de defensa entre las playas del desembarco y Caen. Dominaba la costa y albergaba el puesto de mando del 736. Grenedier Regiment/716 Infanterie Division, el ?nico que queda intacto hoy en Normandia.
Estaba formado por una docena de bunkers enterrados a 4m de profundidad y conectados por una red de trincheras y t?neles, rodeados por una red de alambre de espino y campos de minas y defendido con ca?ones, nidos de ametralladoras y c?pulas blindadas.



Cupula



El 6 de junio el 1st Bton Suffolk Rgt al mando del Lt Col. R.E. Goodwin recibi? la orden de tomar la posici?n, lanz?ndose al asalto a las 14:00 horas, siendo rechazados por un furioso fuego enemigo. La posici?n no pudo ser tomada hasta el 7 de junio por la ma?ana, tras un ataque apoyado por blindados, y esta tenaz resistencia alemana provoco que la 3rd Infantry Division no pudiera llegar a Caen como tenia previsto el mando aliado y este retraso permiti? a los alemanes reorganizarse. Caen no fue tomado hasta el 19 de julio.


Trinchera



La construcci?n del Hillman hab?a comenzado en 1.942 en Colleville sur Orne( actualmente Colleville-Montgomery) y al igual que muchas de las defensas de Normandia estaba sin terminar cuando los aliados desembarcaron. Aun as? su defensa causo un considerable retraso a las tropas anglocanadienses en su avance hacia Caen.
Al terminar la guerra se limpiaron los campos de minas y se retiraron las alambradas, las municiones fueron destruidas y sus bunkers sirvieron de alberge a refugiados. Poco a poco el lugar fue cayendo en desuso hasta ser tapadas sus trincheras, pasadizos y casamatas por la tierra y la maleza del lugar.






En 1.989, la sra Lenauld cedi? una parcela de terreno en Colleville-Montgomery, que inclu?a varios bunkers, al Suffolk Regiment que construyo un memorial en el bunker n? 1, inaugurado el 6 de junio de ese a?o, en presencia de varios veteranos. Ese mismo a?o se creo la asociaci?n ?Les Amis du Suffolk Regiment?, que se encargo desde entonces de acondicionar y mantener el lugar.



Impacto en la casamata 1







Asalto al WN17 Hillman


Imagen
3rd Infantry Division
Major General Tom G. Rennie

8th Infantry Brigade
Brigadier E.E. Cass

1st Bton Suffolk Rgt
Lt Col. R.E. Goodwin


Imagen


A las 13:10 comenz? el bombardeo artillero de preparaci?n para el asalto. Cinco minutos despu?s, la Co A al mando del Captain Ryley (ca?do en acci?n ese mismo dia 6), la Co B (Major Mac Caffrey) y la Co C (Major Charles Boycott) atacan la posici?n, siendo detenidos ante las alambradas por el intenso fuego de ametralladora de los defensores. Las c?pulas blindadas siguen intactas a pesar del bombardeo preliminar y los asaltantes deben retirarse a su posici?n inicial con varias perdidas.
Para preparar el siguiente ataque, los zapadores abren pasillos entre los campos de minas y las alambradas. Tras otro bombardeo artillero, el ataque se reanuda a las 16:30 h, esta vez con apoyo blindado, que permite a los soldados del Suffolk Regiment acercarse a los nidos de ametralladoras y las c?pulas, desde donde los defensores hacen fuego continuamente. La primera fue silenciada por el soldado Hunter.



Cocinas




Poco a poco los brit?nicos fueron neutralizando todas las posiciones, y a las 20:00 h ya hab?a hecho 50 prisioneros, con los alemanes en retirada hacia Beauvais. Ante el temor de un contraataque con apoyo blindado, el Suffolk Regiment adopta posiciones defensivas en el per?metro, pero las sorpresas no hab?an terminado.


Deposito de agua



El comandante del 736. Grenedier Regiment, el oberst (coronel) Krug, se hab?a encerrado en un bunker con otros 70 miembros de su regimiento y logra comunicar con el puesto de mando de la division en Caen. El oberst Krug expone la situaci?n al Generalleutnant Wilhelm Richter, comandante de la 716. Infanterie Division:
-?El enemigo esta sobre mi bunker, no tengo medio de resistir ni de comunicar con mis hombres.?Cuales son las ordenes??
El general Richter, tras consultar con el general Feuchtinger, de la 21. Panzer Division, responde que no puede darle ya ninguna orden y que act?e como mejor estime conveniente, dada la situaci?n.



Puesto de comandante



El 7 de junio a las 06:45 h, el oberst Krug se rinde a los brit?nicos.
El 1st Bton Suffolk Rgt hab?a logrado sus objetivos para el Dia-D y hecho 200 prisioneros con unas perdidas de 7 muertos y 25 heridos. Las tropas de apoyo sufrieron tambi?n algunas perdidas; el 13/18 Hussars 1 muerto y 7 heridos; 1 herido los Real Engineers y el 2nd Middlesex Regiment 1 muerto y 6 heridos.










Mas informacion:
Amis du Suffolk Rgt
Batterie Hillman

Mi?rcoles, 05 de septiembre de 2007

Por xicu41 @ 20:07




Eben Emael





A las 04:30 horas del 10 de mayo de 1940, once planeadores DFS 230 alemanes fueron remolcados por sendos Ju 52 desde el aer?dromo de Colonia-Ostheim, unos 120 km al este de la frontera holandesa. Estos planeadores transportaban la Secci?n de Asalto Granite, que consist?a en dos oficiales y 83 suboficiales y soldados, todos ellos zapadores paracaidistas extra?dos de la 7. Flieger Division Luftwaffe.
Los planeadores se dirig?an a la supuestamente inexpugnable fortaleza belga de Eben Emael y, si todo funcionaba seg?n lo previsto, iban a ser remolcados durante 25 minutos antes de ser liberados sobre la frontera holandesa para que planeasen hasta el objetivo. Una vez all?, su cometido era la destrucci?n de los ca?ones y las fortificaciones de Eben Emael antes de que pudiesen ser empleadas para retardar el avance de las fuerzas terrestres alemanas sobre los puentes del canal Alberto, una importante l?nea defensiva que amenazaba con bloquear la prevista invasi?n alemana de los Pa?ses Bajos en mayo de 1940. Si el VI Ej?rcito alem?n deb?a avanzar seg?n lo previsto, entre Roermund y Lieja, Eben Emael deb?a ser anulado antes.
La fortaleza se hab?a terminado en 1935, cuidadosamente emplazada en una elevaci?n rocosa que dominaba el sector m?s importante del canal Alberto. Entre 1932 y 1935, los belgas hab?an construido unas instalaciones que se extend?an 700 m de este a oeste y 900 m de norte a sur. En la cara noreste, un pronunciado talud ca?a 40 m sobre el canal Alberto, mientras que en el noroeste la planicie del r?o Jeker hab?a sido elevada y las defensas mejoradas mediante
una zanja de pronunciados taludes. En los costados este y sur, donde el terreno circundante se hallaba a la misma altura que las defensas, los ingenieros belgas hab?an construido una amplia zanja y un muro de 4 m de altura. La fortaleza estaba construida a varios niveles, con un total de 64 puntos fuertes que alojaban una variedad de piezas de artiller?a, incluidas de 120 mm, antia?reas y contracarro.




Planeadores DFS 230 en vuelo de entrenamiento





Todos los ca?ones estaban protegidos por pesadas c?pulas de acero, algunas de las cuales presentaban un espesor de 30 cm.
Los belgas estaban convencidos de que ?stas eran inmunes a todo salvo a pesados y dilatados bombardeos artilleros y ataques a?reos. Se hab?an colocado amplios campos de minas y largas filas de alambradas para canalizar a cualquier atacante hacia unas casamatas erizadas de ametralladoras. La entrada a la fortaleza se hallaba en la ladera opuesta de la colina y estaba protegida por un foso inundado. Los alemanes no conoc?an con certeza los efectivos de la guarnici?n belga, pero estaban convencidos de que su comandante, el mayor Jottrand, contaba con un m?nimo de 1.200 hombres. Por su parte, los belgas asum?an que la fortaleza iba a forzar a cualquier atacante a desplegar importantes efectivos para realizar un largo sitio y que mientras tanto podr?an aprovechar para destruir los puentes sobre el canal y enviar refuerzos para proseguir con las acciones dilatorias.
Los hombres de la Secci?n de Asalto Granite eran el elemento clave de un plan esbozado por Hitler y el general Kurt Student, comandante del cuerpo paracaidista alem?n, para que la invasi?n alemana de Francia y los Pa?ses Bajos evitara este formidable obst?culo. Formaban parte del Sturmabteilung Koch, cuyos objetivos generales eran los puentes Kanne, Vroenhaven y Veltwezelt sobre el canal Alberto. Se conseguir?a el factor sorpresa depositando fuerzas aerotransportadas con planeadores en cada objetivo, unas horas por delante de las fuerzas de invasi?n. Como era esencial asegurar todos esos objetivos simult?neamente, el
Hauptmann Koch dividi? su unidad en cuatro elementos aut?nomos, cada uno con un cometido espec?fico.
Los puentes deb?an ser tomados por tres Secciones de Asalto: la ?Eisen? del Leutnant Schachter se ocupar?a del Kanne, la ?Beton? del Leutnant Schacht tomar?a el puente de hormig?n de Vroenhaven y la ?Stahl? del Oberleutnant Altman har?a lo propio con el puente de acero de Veltwezelt. La Secci?n de Asalto Granite estaba al mando del teniente Rudolf Witzig, un ingeniero de 25 a?os famoso por su profesionalidad y dedicaci?n.






Desde noviembre de 1939, los hombres de Koch se entrenaban para su tarea en un secreto absoluto y practicaban el asalto con planeadores en las fortificaciones de Gleiwitz, capturadas a los polacos.
El 10 de mayo cada planeador conten?a un impresionante arsenal: por su parte, cada zapador paracaidista llevaba un fusil o un subfusil, as? como 50 kg de explosivos u otro equipo vital. Entre ?ste figuraban unas cargas explosivas especiales fijadas a largas p?rtigas para ser introducidas a trav?s de las troneras, el equivalente a los torpedos Bangalore para abrirse paso entre las alambradas y lanzallamas para sofocar la resistencia m?s tenaz. Las municiones m?s importantes eran, empero, las 20 Hohlladung (cargas huecas) de 50kg y 28 de 12 kg, con las que los hombres de W?tzig deb?an abrirse paso a trav?s de los blocaos de Eben Emael.
De camino hac?a Eben Emael, la Secci?n de Asalto Granite perdi? dos de sus planeadores. Uno, con Witzig a bordo, rompi? el cable de remolque y el piloto pudo aterrizar con suerte en un campo alem?n. El segundo planeador se vio obligado a virar en redondo y aterrizar cerca de D?ren a ra?z de que fallase uno de los motores del Ju 52 que lo remolcaba.
Debido a estos problemas imprevistos, s?lo nueve planeadores de la Secci?n de Asalto Granite aterrizaron en el macizo de Eben Emael a las 05:20 horas; adem?s, dos de esos planeadores aterrizaron con problemas y sus paracaidistas no pudieron participar activamente en el ataque. Sin embargo, la guarnici?n belga fue cogida por sorpresa y permaneci? en estado de considerable confusi?n durante la batalla, a pesar de que hab?a sido puesta en alerta a las 00:30 debido a informes sobre movimientos de tropas alemanas en la frontera. No obstante, durante el mes anterior se hab?an producido tres alarmas similares e infundadas, de modo que ahora su respuesta fue lenta. Para empeorar la posici?n belga, de los 1.200 hombres que se supon?an de guarnici?n en Eben Emael, el d?a del ataque, hab?a s?lo 700, pues los restantes estaban de permiso o asignados a localidades pr?ximas. La ausencia de estos 500 hombres fue decisiva para la suerte de los belgas.



Canal Alberto



La guarnici?n no esperaba un ataque alem?n y tard? en responder debido a que consider? que los planeadores eran franceses o brit?nicos. Algunos defensores belgas declararon despu?s que hab?an cre?do que los planeadores no eran sino aviones de reconocimiento enemigos averiados. Pero los belgas reconocieron pronto su error y cuando los 55 hombres de Witzig que alcanzaron la fortaleza pusieron pie a tierra se encontraron con un infierno de sirenas, bengalas y trazadoras.
En ausencia de Witzig, el Oberfeldwebel Helmut Wenzel asumi? el mando: es a ?l a quien debe reconocerse el m?rito de dirigir la primera y crucial fase del ataque alem?n, puesto que los alemanes ganaron el control del fuerte durante los 20 primeros minutos, Cuando los zapadores atacaron las c?pulas de acero con sus cargas huecas, se sorprendieron con los devastadores efectos de ?stas, pues por razones de secreto hasta entonces no hab?an podido constatar la total efectividad de los ingenios. Un pelot?n mandado por el Feldwebel Niedermeier atac? la Casamata 18, en el sector meridional de la fortaleza. Con una carga hueca de 50kg, Niedermeier destruy? su c?pula de observaci?n, de acero, mientras que dos hombres fijaban una carga de 12 kg contra una puerta de acero situada debajo de uno de los ca?ones de 35 mm de la casamata. La virulencia de la explosi?n, los efectos de la onda expansiva y el agujero que qued? en la c?pula sorprendieron a Niedermeier. En el interior, los artilleros belgas hab?an sido arrancados de sus asientos y aplastados contra las paredes. Niedermeier gui? su pelot?n a trav?s del boquete y persigui? a los belgas supervivientes, que abandonaron la c?pula y se retiraron a la red de t?neles que discurr?a por debajo de la fortaleza.
Por todas partes, otros pelotones alemanes utilizaban sus cargas huecas con efectos devastadores.



Efecto de una carga hueca en un bunker de Eben Emael


El Oberfeldwebel Peter Arent, comandante del tercer pelot?n, fue figura clave en las primeras fases del ataque. Su planeador se pos? a menos de 50 m de la barbacana de Eben Emael e inmediatamente comenz? a ser tiroteado.
Arent y sus hombres, con los paquetes de explosivos, comenzaron a correr al descubierto, seguidos por una mortal barrera de trazadoras, hacia los muros de hormig?n y su objetivo asignado. Arent coloc? una carga hueca de 80 kg en la c?pula, donde explosiono y abri? un gran boquete. Al frente de su pelot?n, y disparando su subfusil, anul? a los defensores y se prepar? para conservar la c?pula conquistada contra un previsible contraataque belga.
Sin embargo, Wenzel orden? a Arent que atacase otro reducto y destruyese dos piezas antia?reas que amenazaban con echar por tierra el tiempo previsto por los alemanes para reducir la fortaleza. Arent y su pelot?n se aproximaron al reducto avanzando pegados a un muro de hormig?n que les resguarde del fuego de ametralladora proveniente de las barbacanas superiores. Colocaron dos cargas en la c?pula que albergaba dos ametralladoras y la explosi?n subsiguiente destruy? la posici?n.
El mayor Jottrand, comandante de Eben Emael, hab?a perdido la iniciativa durante la primera fase del asalto alem?n y era incapaz de organizar una resistencia coordinada. Aunque pod?a ordenar que las bater?as de campa?a situadas en las proximidades batiesen el propio fuerte en un intento desesperado de desvertebrar la acci?n alemana, no imaginaba el potencial exacto del enemigo y se descorazono ante la s?bita p?rdida de tantos reductos clave. Desde su central de mando en el centro del fuerte, el fragor y las ondas expansivas de las cargas huecas deb?an parecerle terror?ficas, sentimiento agravado por su creencia de que la fortaleza era capaz de soportar la detonaci?n de cualquier carga explosiva convencional.
A las 08,30 horas, un solitario planeador alem?n surc? entre el violento fuego antia?reo belga y aterriz? en el fuerte. El teniente Witzig se un?a as? a sus hombres.




Soldados de la seccion Granite atacan un bunker con lanzallamas


Despu?s de que su planeador hubo de posarse en territorio alem?n, consigui? preparar otro remolcador Ju 52 y, tras varios intentos, despegar sin contratiempos. Tan pronto como recibi? las novedades de Wenzel, Witzig orden? a sus hombres que atacasen y destruyesen esas ?reas de Eben Emael todav?a en poder de los belgas. Los alemanes, empero, fueron rechazados y se vieron obligados a retirarse al abrigo de una casamata capturada. Los belgas se hab?an recuperado lo suficiente para lanzar un contraataque de infanter?a, Durante la tarde, los bombarderos en picado Ju 87 Stuka atacaron objetivos espec?ficos en y alrededor de Eben Emael y silenciaron varias bolsas de resistencia. A la ca?da de la noche, muchas de las defensas principales del fuerte hab?an sido bombardeadas y demolidas y, aunque los belgas se hab?an retirado al interior de la fortaleza, Witzig tem?a un ataque nocturno contra sus menguadas fuerzas. As?, orden? evacuar varios reductos ya conquistados y concentrarse en varias zonas m?s seguras. Los puestos abandonados fueron demolidos.
Aunque Witzig esperaba el contraataque belga durante la noche del 10 al 11 de mayo, se sorprendi? de la escasa capacidad de respuesta del enemigo:
?La noche fue tranquila. Tras los duros combates del d?a, mi destacamento permanec?a, agotado, bajo el fuego graneado de la artiller?a y la infanter?a belgas desde fuera del fuerte; cada r?faga pod?a significar el comienzo del contraataque que me tem?a. Pero, por lo general, el enemigo carec?a de esp?ritu suficiente para combatimos.?
A las 07:00 horas del 11 de mayo, un destacamento de zapadores alemanes del 51 Batall?n de Ingenieros, al mando del Unterfeldwebel Portsteffen, alcanz? Eben Emael y entr? en contacto con Witzig tras haber cruzado el canal en un bote neum?tico. A media ma?ana, tropas de un regimiento de infanter?a alem?n se hab?an unido a ellos y los hombres de Witzig fueron relevados.




Los zapadores del unterfeldwebel Portsteffen cruzan el canal




Tras otras dos horas de dif?ciles combates, la mayor parte subterr?neos, los alemanes escucharon un toque de cornet?n y vieron aparecer una bandera blanca que suger?a la capitulaci?n del mayor Jottrand. La batalla hab?a concluido.
Alrededor de 700 soldados belgas, defensores de lo que se consideraba la mejor fortaleza europea, hab?an sido vencidos por unas docenas de zapadores paracaidistas alemanes armados con 56 cargas explosivas. La unidad de Witzig tuvo seis muertos y 20 heridos, un tercio de sus efectivos, pero hab?a conseguido anular la mayor?a de las casamatas de Eben Emael. La Secci?n de Asalto Granite hab?a tenido una actuaci?n clave al permitir que el resto del Sturmabteilung Koch capturase intactos la mayor?a de los puentes del canal Alberto. Los belgas s?lo lograron destruir el puente de Kanne, cuyas cargas de demolici?n consiguieron activar al tiempo que aterrizaban los paracaidistas.
Witzig, que recibi? la Ritterkreuz y fue promovido al empleo de capit?n, dir?a m?s tarde que su ?xito residi? en que la secci?n hab?a conseguido el factor sorpresa, en el efecto demoledor de las cargas huecas en la moral de los defensores y en la falta de apoyo externo a la guarnici?n. Pero su ?xito era tambi?n resultado de la planificaci?n y el met?dico entrenamiento previos al ataque, de forma que cada zapador sab?a exactamente lo que deb?a hacer, se hallaba en plena forma f?sica y era capaz de actuar por iniciativa propia, que permiti? que el sargento mayor Wenzel asumiese el mando en ausencia de Witzig durante las primeras horas de la operaci?n.
La captura de Eben Emael fue, sin duda, el primer ejemplo de las audaces operaciones aerotransportadas de la II Guerra Mundial. Pese a la p?rdida de dos planeadores, los paracaidistas alemanes llevaron a cabo sus cometidos con gran determinaci?n y abrieron camino para que los ej?rcitos alemanes conquistasen Europa Occidental.




Rudolf Witzig




La captura de Eben Emael fue crucial para el ?xito de la ofensiva alemana contra los Pa?ses Bajos en mayo de 1940. Seis meses antes, los hombres del Sturmabteilung Koch fueron sometidos a un programa de entrenamiento riguroso y altamente secreto. El Oberleutnant Rudolf Witzig, quien mand? la Secci?n de Asalto Granite, tom? parte en ese programa que sirvi? para que sus hombres se preparasen para el revolucionario asalto aerotransportado de la fortaleza:
?La seguridad era vital, pues nuestro ?xito
?y tambi?n nuestra supervivencia? depend?a de que el enemigo fuese cogido por sorpresa. Todos ?ramos conscientes de ello y a veces hubieron de tomarse medidas dr?sticas. Nuestro entrenamiento y detalles sobre equipo, t?cticas y objetivos se mantuvieron en completo secreto, y la mayor?a de nosotros no supimos el nombre de la fortaleza hasta despu?s de capturarla. No se concedieron permisos y no se nos permit?a mezclarnos con hombres de otras unidades. Incluso las pr?cticas con los planeadores, en el ?rea de Hildesheim, se realizaron a la menor escala posible. Despu?s, los planeadores eran desmontados, trasladados a Colonia en camiones de mudanzas y montados de nuevo en unos hangares rodeados de alambradas y guardados por nuestros propios hombres.
Tras las pr?cticas en Hildesheim, el destacamento practic? el ataque a fortificaciones muy bien defendidas en la regi?n de los Sudetes y efectu? pruebas de demolici?n en instalaciones polacas pr?ximas Gleiwitz. Unas clases en la escuela de zapadores de Karlshorst nos introdujeron en los principios de la construcci?n de fortalezas. Finalmente, el interrogatorio de desertores de fortificaciones belgas nos permiti? comparar sus declaraciones con lo que hab?amos aprendido. As? se completo la escena y los zapadores adquirieron confianza en sus armas; no nos hubi?semos cambiado por nadie, y mucho menos por aquellos que guardaban los fuertes acorazados.?



Fuente: Paracaidistas alemanes en Eben Emael 1.940
Cuerpos de Elite Vol II - Planeta de Agostini

Por xicu41 @ 11:19




Hemanville War Cemetery









El cementerio de Hermanville fue creado poco despu?s del 6 de junio y conocido originalmente como Sword Beach Cemetery debido a la proximidad con esta zona de desembarco. La mayor?a de sus tumbas pertenecen a soldados la 3rd Infantry Division brit?nica desembarcada en Sword y que liberaron Hermanville, de hecho el empedrado de la entrada forma un dibujo con la insignia de la 3rd Infantry Division (un triangulo rojo dentro de uno negro mas grande). Hay tambi?n soldados que cayeron durante la Operaci?n Goodwood en julio y en los combates en Falaise en agosto. Entre las bajas brit?nicas hay bastante personal naval y de los comandos de la Royal Marine.
Se encuentra situado en Hermanville sur Mer, 13 km al norte de Caen, en la carretera D-60 hacia Lion sur Mer.

Brit?nicos - 986
Canadienses - 13
Australianos - 3
Franceses ? 3



















Fuente: Hermanville War Cemetery